Wílmar Roldán no se notó, tuvo una correcta actuación
Archivo

Wílmar Roldán no se notó, tuvo una correcta actuación

El árbitro antioqueño cumplió un buen papel en la final.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
23 de diciembre 2010 , 04:21 a.m.

Tomó decisiones acertadas en las pocas jugadas polémicas que hubo y sacó adelante una final que parecía más complicada.

Roldán, quien había sido juzgado desde el pasado miércoles, cuando finalizó el primer juego de la final, por el máximo dirigente del Tolima, Gabriel Camargo, quien pidió que no le pitara el partido en Manizales, fue más que todas las críticas juntas y sacó el partido en gran forma.

El juez no amonestó a ningún jugador en la primera etapa y en la segunda sacó seis tarjetas amarillas y terminó expulsando a Gerardo Vallejo, quien se fue expulsado por un golpe a Dayro Moreno, quien exageró en la agresión.

Roldán no se complicó, manejó bien cada jugada polémica. En una discusión, cara a cara, entre Iván Vélez, de Caldas, y su rival Fernando Cárdenas, el árbitro hizo bien en amonestarlos.

Además, los jugadores cumplieron y no se metieron en peleas continuas. Los futbolistas tenían en su cabeza lo que querían y no dañaron el espectáculo en ningún momento.

Roldán sacó más que un aprobado en la nota final del partido, hizo bien su trabajo y dejó claro que en una final se puede pitar bien y, sobre todo, se puede no ser protagonista.

Redacción Futbolred     
 

COMENTAR
GUARDAR