Abbondanzieri se retiró del fútbol activo con un triunfo
Archivo

Abbondanzieri se retiró del fútbol activo con un triunfo

El arquero argentino dio un paso al costado en el Internacional de Porto Alegre de Brasil.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
18 de diciembre 2010 , 11:24 a.m.

Típico portero argentino, ahora con 38 años, decidió exhibir sus últimas actuaciones en el fútbol brasileño, al que acudió después de sobresalir en Argentina, con el Rosario Central y Boca Juniors en dos etapas, y en España, con el Getafe.

No fue el mejor momento del adiós para el meta nacido en Bouquet, provincia de Santa Fe, de Argentina, el 19 de agosto de 1972. Aunque el escenario era perfecto. Mundial de Clubes.

Un éxito de un brillo inigualable que añadir a su brillante recorrido. Un traspié inesperado en la semifinal contra el Mazembe brasileño le apartó de la lucha por el título y le condenó a la consolación. Una empresa menor.

Tanto para un equipo acostumbrado a los triunfos como para el propio 'Pato', que suspiraba por un adiós mejor. Su sueño era otro. No faltó calor, sin embargo, en su despedida. Abbondanzieri cerró su trayectoria con los guantes puestos. A poco más de un cuarto de hora para el final, el técnico Celso Roth le hizo saltar al terreno de juego del Zayed Sports City de Abu Dabi. El choque estaba sentenciado.

El Internacional tenía amarrado el triunfo. Sustituyó al brasileño Renan. En casi veinte minutos sobre el césped encajó los dos últimos goles de su carrera. Ambos firmados por el colombiano Mauricio Molina. El último en el tiempo añadido.

Los goles no alteraron el ganador ni tampoco las sensaciones del argentino sobre el terreno de juego. Sus compañeros y los seguidores de su equipo trasladados a Abu Dabi dieron calor a su adiós. En su recorrido al vestuario todo empezó a ser pasado para el Pato. Atrás quedaron momentos en los que su peso en el campo fue determinante. Trayectoria que le reportó diecisiete títulos como profesional y que le llevaron a la titularidad de la meta albiceleste.

Con Argentina. Arrancó en el Rosario Central, a donde llegó en 1994, con veintidós años y después de formarse en el Argentino Atlético Club de Las Parejas de Santa Fe, su primer equipo. Dos buenas campañas en el cuadro rosarino le llevaron directamente al Boca Juniors, que buscaba un sustituto para Carlos Fernando Navarro Montoya.

Permaneció diez temporadas en Boca, con el que ganó catorce títulos (cuatro Copas Libertadores, dos intercontinentales, dos Sudamericanas, una Recopa y seis títulos locales) y que coincidió con su designación como mejor portero sudamericano 2003 y mejor jugador de la final de la Copa Sudamericana del 2005. El eco de su gran juego le llevaron a la selección nacional, con la que se estrenó el 6 de junio del 2004, en el partido disputado en Buenos Aires contra la selección paraguaya (0-0). Con Argentina fue subcampeón de las Copas América de 2004 y 2007.

Se hizo fuerte y fue el titular en el Mundial de Alemania 2006. Pero se lesionó en el choque de los cuartos de final, contra Alemania y fue reemplazado por Juan Pablo Carrizo. Un contratiempo más, en las eliminatorias de Sudáfrica 2010 ante Paraguay, en un choque con el zaguero Gabi Heinze, le apartaron de la portería argentina. Ya no volvió.

El inicio de su recta final lo afrontó en el fútbol español. Fue una de las grandes apuestas del presidente del Getafe, Ángel Torres. El equipo de Madrid obtuvo un ascenso histórico. E incluyó en su proyecto a Abbondanzieri. En el modesto club logró ser el portero menos goleado de la Primera División en 2006-2007.

Aunque su pesadilla llegó un año después, en los cuartos de final de la Copa de la UEFA ante el Bayer Múnich. Dos malas intervenciones del meta acabaron con el sueño europeo del equipo español. No disfrutó del regreso esperado al Boca Juniors en 2009 y poco después, resignado a asumir su adiós, fue a Brasil, para escribir en el Internacional de Porto Alegre, las últimas páginas de su carrera futbolística. EFE

 

COMENTAR
GUARDAR