Fracasos memorables de colombianos en el exterior: especial Futbolred
Archivo

Fracasos memorables de colombianos en el exterior: especial Futbolred

La novela de Teófilo Gutiérrez es la última de un rosario de tropiezos de los nuestros lejos de casa. Hasta Rincón, 'El Tren' Valencia y 'El Pibe' Valderrama quedaron mal con un club de otro país.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
26 de noviembre 2010 , 04:10 a.m.

Gracias al bochornoso acto de intransigencia del ex goleador de Atlético Junior, que abandonó el Trabzonspor de Turquía porque no lo ponían como titular, se ha hablado mucho de la mentalidad del futbolista colombiano, de lo que le pesa jugar fuera del país, de cuánto le cuesta adaptarse a otros mundos culturales y futbolísticos.

Por supuesto, esto no es del todo cierto. En este momento tenemos grandes embajadores en lugares tan disímiles como Japón, en donde Danilson Córdoba fue campeón y figura con el Nagoya Grampus, Corea del Sur en donde Mauricio Molina es la estrella que guió al Seongnam Ilhwa al título de la Champions League asiática, o Portugal, país en el que Falcao García es goleador con el Porto.

Es más, para no ir más lejos, en el Mundial de Clubes que se disputará a final de año en Emiratos Árabes Unidos, habrá un número de colombianos que nunca habíamos tenido en el certamen que reúne a todos los clubes que fueron campeones continentales: Iván Ramiro Córdoba con el Inter, Miguel Calero y Faustino Arizala con Pachuca y el ya mencionado Molina con el Seongnam.

Sin embargo, también sobran los ejemplos de jugadores nacidos en nuestro país que, a pesar de generar una expectativa enorme gracias a los grandes clubes a los que fueron transferidos o a su historial lleno de gloria, le quedaron debiendo a todos. Acá le damos nueve de ellos, ¿cuáles se le ocurren a usted?


Freddy Rincón en el Real Madrid

Nunca se podrá decir que a uno de los mejores jugadores colombianos de todos los tiempos le fue mal por falta de talento o voluntad, pero lo cierto es que a Rincón, que para 1995 era uno de los volantes más cotizados del planeta, le fue mal.

Llegó en el verano del 95 después de haber triunfado en Palmeiras y de mostrar cosas muy interesantes en Nápoles, pero sobre todo con el prestigio de la Selección Colombia del 93 aún sobre el pecho.

Real Madrid le pagó al grupo Parmalat 4 millones de dólares por su pase, y el técnico Jorge Valdano lo hizo debutar en el duelo de Supercopa de España con el Deportivo. Ese día tuvo un palazo y recibió buenos comentarios.

Pero Rincón tenía un problema, había cinco extranjeros en la plantilla (él, Redondo, Esnaider, Zamorano y Laudrup) y el técnico sólo podía utilizar cuatro, así que la competencia empezó a quitarle minutos. Además, la mala campaña del Real lo encontró como chivo expiatorio y pronto la vecindad del Santiago Bernabéu se llenó de grafitis racistas en su contra: al negro se la velaron.

Lo peor es que Valdano, su defensor a ultranza, fue cesado a mitad de temporada y Rincón nunca tuvo la confianza de su sucesor, Arsenio Iglesias.

A final de temporada regresó a Palmeiras a pesar de haber firmado un contrato de tres temporadas, pero la vida le sonrió a Freddy: en el 2000 se dio el lujo de vengarse del único club en el que le fue mal, cuando fue el capitán del Corinthians en el título del cuadro brasileño en el primer Mundial de Clubes en el que el Real Madrid fracasó rotundamente.

 

Adolfo Valencia en el Atlético de Madrid

'El Tren' había sido la sensación de la Bundesliga 1993-1994. Sus 11 goles lo habían convertido en el goleador del campeón Bayern Munich y su potencia lo tenía en la mira de todos los clubes de Europa. Y él decidió aceptar la oferta del Atlético de Madrid...

El presidente del club español, Jesús Gil y Gil, era un tipo excéntrico y particular que se caracterizaba por no guardarse nada cada vez que le ponían un micrófono al frente, y el flojo rendimiento de Valencia lo llevó a decir un día una de las frases más memorables en la historia del racismos en el fútbol: "¡Al negro le corto el cuello. Me cago en la puta madre que parió al negro. Ya estoy harto de aguantar. Cuando no veo actitud me cargo a mi padre!", replicó exaltado Gil y Gil después de que 'El Tren' desperdiciara varias opciones frente al arco del Logroñés.

Lo curioso es que Adolfo ha señalado varias veces que no se sintió agredido por las palabras de su entonces presidente, e incluso recuerda con alegría su única temporada en el Atlético de Madrid, el club en el que no pudo.

 

Kilian Virviescas en River Plate (y compañía)

El hoy jugador de Envigado FC pintaba como una interesante promesa en el América de Cali. Volante creativo zurdo con talento, de pronto se dio cuenta de que su puesto no estaba fijo en un equipazo que venía de ser tricampeón entre el 2000 y el 2002. Por eso cuando el técnico Fernando Castro le encontró puesto como volante o lateral por izquierda parecía abrírsele un nuevo camino.

Lo mejor es que en la Libertadores del 2003 Kilian tuvo una actuación brillante en la serie frente a River Plate por los cuartos de final de la Copa, y el club millonario de Argentina le abría las puertas. Él tenía 23 años y su proyección no parecía tener fin.

Sin embargo, empezó la debacle. En el Apertura 2003 apenas jugó seis partidos, en el Clausura 2004 jugó cinco (y en uno de ellos, contra Quilmas, hizo autogol) y obviamente su salida del club se dio a mitad de ese año.

Lo curioso es que le fue bien: llegó a San Lorenzo, en donde el destino parecía darle otra oportunidad... pero no, no le alcanzó; en toda la temporada 2004/2005 apenas jugó nueve partidos.

A partir de ahí empezó la fama de Kilian, no por sus actuaciones, sino por las de su representante, pues empezó a acumular más equipos que minutos de juego: Sao Caetano de Brasil, La Serena de Chile, Gimnasia de La Plata de Argentina, Santa Fe, Tolima y ahora Envigado, en donde por fin se consolidó como titular.

 

Jersson González en River Plate

Mucho antes de que Kilian dejara a los hinchas de River con las ganas, su otrora compañero en el América hizo algo similar. Jersson Amur González había salido ya del país, al Galatasaray de Turquía para la temporada 2001/2002, y aunque no tuvo mucha suerte, le alcanzó para entrar al satélite de River Plate.

El excelso cobrador de tiros libres llegó a Buenos Aires con el prestigio de sus múltiples títulos con América y con la fama de su pegada de media distancia, pero no, ni lo uno ni lo otro. En un equipo entonces dirigido por Manuel Pellegrini a Jersson le fue mal, tanto que es considerado una de las peores contrataciones en la historia del club.

Total, regresó a Colombia en donde retomó su camino y siguió marcando goles de tiro libre, esos que tanto le reclamaron en Argentina.

 

Arley Dinas en Boca Juniors

Decir colombiano en Boca Juniors a comienzos de este siglo era mencionar a varias de las insignias históricas del club. Jorge Bermúdez, Oscar Córdoba y Mauricio Serna eran ídolos totales de la institución xeneize para el 2002. Sin embargo, la ausencia del 'Patrón' en el centro de la zaga hizo que alguien en Boca decidiera buscar otro defensor central colombiano que ocupara el puesto del ídolo, a pesar de tener a Burdisso, Schiavi y Crosa. ¿A quién encontraron? A Arley Dinas, ex compañero de Bermúdez en el América y para ese entonces jugador de Millonarios

Fijo en la Selección Colombia de las eliminatorias a Japón y Corea 2002, Dinas parecía tener el palmarés para llegar a Boca, pero su momento en el 2002 no era precisamente el mejor. Aún así, extrañamente llegó, pero apenas jugó. Arley estuvo en un juego de Copa Suramericana contra Gimnasia de La Plata que Boca perdió 3-1, y el técnico Oscar Washington Tabárez lo volvió a utilizar en la vuelta, sólo para sacarlo en el intermedio.

No volvió a jugar nunca y lo curioso es que ya llevaba varios meses con las divisiones inferiores de Boca cuando regresó a su querido Tolima, en donde siempre fue figura.

 

La increíble historia de Edwin Congo

Para algunos es la transferencia más extraña de la historia. Y ojo, no hablamos de la transferencia de un colombiano, hablamos de todas las contrataciones del fútbol.

En 1999 Edwin Congo era el delantero sensación del Once Caldas, en donde componía una pareja temible junto a Sergio Galván Rey. Ese equipo había sido subcampeón del 98 y en la Libertadores del año siguiente el ariete bogotano se despachó en un juego frente a River Plate, al que le marcó tres goles en un recordado 4-1.

Pues bien, dice la leyenda que un hincha del Real Madrid le envió al club un video de este partido y que en el poderoso club merengue no podían creer tanta potencia en un sólo jugador. Averiguaron por Congo, se enteraron de su treintena de goles con el Once, ofrecieron 5.5 millones de dólares y así, sin que nadie lo viera venir, el buen atacante de un equipo para entonces poco conocido en el mundo llegaba al club más famoso del planeta.

Lo cierto es que Edwin llegó a Madrid de John Benjamin Toshack para finales de 1999 y no jugó. Sus rivales por el puesto tenían demasiado peso, así que el club lo mandó al Valladolid en donde no actuó mucho. Luego en ese 2000 se fue a Portugal, a ver si allí podía explotar para tener una chance en el Real, pero tampoco, en el Vitoria Guimaraes no pasó nada, así como no pasó nada en el Toulouse para el 2001.

¿Qué pasó? Que el jugador del Real Madrid siempre regresó a su club a buscar una oportunidad que no encontró, aunque ojo, estaba en la nómina campeona de la Champions 2002, pero nunca jugó ni un minuto. Eso sí, se le recuerda por la bandera de Colombia que llevó en la celebración de este último título, en la que estuvo todo el tiempo sonriendo y abrazándose con su amigo Zinedine Zidane.

Lo cierto es que su gran momento europeo se dio a partir de ahí. Para el segundo semestre de 2002 llegó al Levante, en donde se convirtió en ídolo durante cuatro temporadas. Después vendría el declive en el Recreativo, su paso a clubes de divisiones semiprofesionales como el Xátiva y el Benisa y su establecimiento como odontólogo en España.

Pero Congo siempre podrá decir que estuvo en la celebración de la novena Copa de Europa del Real.

 

Nelson Rivas en el Inter

Un día de julio de 2007, de la nada, se anunció que el defensa central Nelson Rivas era contratado por el Inter de Milán en donde podría jugar de inmediato porque tenía pasaporte comunitario.

La noticia fue bizarra hasta niveles insospechados, pues Rivas sólo siete meses atrás estaba jugando en el Deportivo Cali, el Inter pagó dos millones de euros por su pase y, más raro aún, durante ese primer semestre del 2007 apenas si había actuado con River Plate, club al que había llegado en enero. Claro, lo más extraño es que el nacido en Pradera tuviera pasaporte comunitario, pero no ahondaremos en el tema. Veamos la curiosa historia de 'Tyson' en el Inter.

El central llegó a un equipo en donde iba a ser suplente de su compatriota Iván Ramiro Córdoba y de Marco Materazzi, y su debut fue en un amistoso contra el Partizan en el que tuvo algunos minutos. Tal vez por eso el técnico Roberto Mancini decidió ponerlo como titular frente al Barcelona en otro juego de pretemporada con resultados catastróficos.

Nelson, querido por toda la plantilla, jugó muy poco en el Inter. Es más, desde ese 2007 hasta la fecha apenas tiene 16 juegos oficiales con el club, aunque eso sí, ya actuó en Champions y dio dos vueltas olímpicas como campeón del Calcio. Lástima que por haber sido prestado al Livorno, en donde sí fue titular y le fue incluso muy bien, no pudo estar en la celebración de la Champions en mayo pasado.

 

Freddy Grisales, del Aston Villa a Colón

Es el clásico caso del colombiano al que la lejanía de la tierra le queda grande. 'Totono', un jugador brillante que lo dio todo en Nacional, llegó como una de las grandes contrataciones de San Lorenzo en 1999, pero seis meses después regresaba a Medellín con una estela de problemas de adaptación y de mala relación con el club.

Total, su talento le daba para ser una de las figuras de la Selección Colombia a comienzos de siglo, razón por la cual el Aston Villa, en donde era goleador su compañero Juan Pablo Angel, se fijó en él para el 2004 y se lo llevó para hacerle una prueba.

La propuesta era clara: Grisales tendría que enfrentar un par de entrenamientos con el histórico equipo de Birmingham, y de pasarlos llegaría a la Premier League.

Sin embargo, 'Totono' regresó a Nacional y se quejó de que en Inglaterra se habían burlado de él. Al parecer, una molestia sufrida en una de las prácticas fue determinante para que el cuerpo médico del Villa negara el traspaso. Fue una nimiedad, un problema muscular, pero esa fue la excusa que esgrimieron en el equipo entonces dirigido por David O'leary.

Total, 'Totono' se iría en ese 2004 para Colón de Argentina, en donde fue gran figura pero de donde también salió mal, incluso peleando sus derechos en FIFA con el club de Santa Fe.

Pasó por Independiente con más pena que gloria, y regresó a Colombia en donde la última vez que lo vimos fue figurando con Envigado.

 

Carlos Valderrama en el Real Valladolid

Para muchos el mejor jugador en la historia del fútbol colombiano, 'El Pibe' también tuvo su pifia internacional. En 1991, con un Mundial encima, el título del Mejor jugador de América del 87 y el reconocimiento global por su talento, el entonces 10 del Montpellier, club en el que aún es recordado como ídolo, fue contratado por el Real Valladolid en una apuesta curiosa del club español.

Los vallisoletanos quisieron llevar la escuela de la sorprendente Selección Colombia a su club, y contrataron a René Higuita, Leonel Alvarez y Valderrama para ser dirigidos por Francisco Maturana. El experimento fue un fracaso: después de una primera temporada en la que 'Pacho' logró salvar el descenso con un papel importante de Leonel en el medio campo, en la campaña 91/92 con la llegada del 'Pibe' y de Higuita  el equipo nunca levantó.

René renunció en diciembre del 91, a Valderrama lo transfirieron a comienzos del 92 al Medellín, Alvarez aburrido de la situación se fue luego y a Maturana lo despidieron en abril de ese año.

Lo curioso es que al ídolo de Pescaíto lo recuerdan en España más que por su fútbol, por la polémica acción en la que Michel, del Real Madrid, le tocó sus 'partes íntimas' en la segunda fecha de esa liga española del 91/92, tal y como se ve en la foto de nuestra galería.

El fracaso del 'Pibe' en el Valladolid fue la única mancha en una carrera llena de elogios y reconocimiento.

Redacción Futbolred.com


 

COMENTAR
GUARDAR