Pasto le daño el caminado a Bogotá: lo venció 3-2, como visitante
Archivo

Pasto le daño el caminado a Bogotá: lo venció 3-2, como visitante

Un muy buen partido, especialmente en el primer tiempo, fue el que se observó este sábado en el estadio Alfonso López Pumarejo, de la Universidad Nacional.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
20 de noviembre 2010 , 01:00 p. m.

Incontables opciones de gol se dieron a lo largo de los 90 minutos, en los que Deportivo Pasto estuvo dos veces arriba en el marcador, pero Bogotá consiguió empatarle. Al final, sin embargo, en una jugada de pelota quieta, el goleador Carlos Daniel Hidalgo marcó el tanto que le dio la victoria al conjunto de Jorge Luis Bernal y, de paso, le subió la temperatura a la emoción del Grupo B de los cuadrangulares del Torneo Postobón 2010.

Desde que sonó el pitazo inicial, el cuadro pastuso fue el de la iniciativa. Bogotá jugó replegado en su zonal, dispuesto para la rápida salida en contragolpe, una de sus armas favoritas. El primer gol se dio a los 15 minutos, un 'misilazo' del boliviano Diego Aroldo Cabrera, desde fuera del área, que se incrustó lejos del alcance del portero Juan Carlos González.

La reacción de Bogotá fue inmediata y el empate llegó a los 21, en una jugada de tiro de esquina en la que Harry Castillo aprovechó las bondades de la defensa visitante y la cedió a Óscar Méndez, que la puso en un ángulo donde el arquero Julián Mesa no podía llegar.

 

El partido era de ida y vuelta, con incesantes ataques. A los 22, sin que el local pudiera alegrarse por la paridad, Pasto volvió a irse arriba. Fue en un cobro de tiro de esquina en el que Walden Vargas se adelantó a la dormida zaga capitalina y clavó el cabezazo para el 2-1.

Ninguno de los dos equipos conseguía adueñarse del balón e imponer las condiciones, así que la zozobra en los arcos era permanente. El empate de Bogotá se dio a los 33 minutos, luego de un fantástico centro de David Silva en el que Wilberto Cosme se adelantó a los defensores y de cabeza fusiló a Mesa, que no atinó a reaccionar.

 

Un primer tiempo jugador a 110 por hora, sin pausa, con una bondadosa entrega de los 22 jugadores en un terreno en difíciles condiciones por el efecto de las lluvias (de hecho, durante ese período lloviznó) y el pasto alto.

Fue más el visitante, pero los errores defensivos le pasaron costosa factura y nunca pudo consolidar su ventaja. Para el arranque del complemento, el técnico Bernal sacó al uruguayo José Luis Anchen y le dio paso a Éder Ruales, con lo que obtuvo un poco más de equilibrio en el medio.

 

Esa segunda etapa fue distinta a la primera. El cansancio hizo mella en los jugadores, el juego se concentró en la mitad del campo y ya no se jugó de ida y vuelta. Sin embargo, las opciones de gol se dieron a granel.

Especialmente Bogotá las disfrutó, pero no las pudo resolver ente otras razones por la gran actuación del golero Mesa. El partido parecía consumirse en el empate, pero a los 43 minutos cambió la historia. En un tiro libre, la barrera se abrió y el balón sorprendió a González, que nada pudo hacer para evitar la caída de su arco.

 

Bogotá, que había mostrado gran solidez en la primera vuelta y que estaba invicto en casa este semestre (su última derrota había sido el primero de mayo, 1-2 con Pacífico), se enredó y ahora tendrá que remar contra la corriente, pendiente de los resultados de terceros. Pasto, que no había hecho la tarea en casa, volvió a ganar de visitante y recuperó su opción.

 

El próximo miércoles, en cumplimiento de la quinta fecha, Bogotá recibirá al líder Patriotas, mientras que Pasto será local frente al eliminado Bucaramanga.

 

COMENTAR
GUARDAR