Expreso Rojo se despidió con una victoria por la mínima sobre Bogotá
Archivo

Expreso Rojo se despidió con una victoria por la mínima sobre Bogotá

Con esta victoria, el conjunto zipaquireño, que ya estaba eliminado, terminó en la décima casilla de la tabla de Reclasificación del Torneo Postobón 2010.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
31 de octubre 2010 , 08:07 a. m.

Un solitario gol de Carlos Martínez a los 5 minutos del segundo tiempo fue la máxima emoción del partido disputado este sábado en el estadio Los Zipas, de Zipaquirá. Bogotá, que estaba clasificado con antelación y solo buscaba acomodarse en la Reclasificación de cara a los cuadrangulares que comenzarán el próximo fin de semana, llegó hasta la capital salinera con una nómina emergente, en la que no figuraban los jugadores que cumplieron una destacada campaña en este segundo semestre.
 
No fue bueno el primer tiempo de partido, porque el visitante le dejó toda la responsabilidad al equipo local, que no supo cómo asumirla. Los dirigidos por John Jairo Bodmer, que no tenían más tarea que la de despedirse con una alegría ante sus hinchas, estaban pensando en otra cosa, en algo diferente al partido, porque se vieron apáticos. Bogotá, por su parte, no tuvo el poder ofensivo de otras tardes, porque no contaba con los jugadores capacitados para ello.
 
En la segunda parte, Expreso Rojo arrancó con una actitud diferente y eso se reflejó de inmediato en el marcador. El zaguero Martínez apareció para despertar a la gente que se encontraba a la tribuna con su primer gol en la presente temporada. Un gol que, además, generó la reacción del visitante, que no mucho después incluyó a su goleador Wilberto Cosme, por el joven Simón Guberek, en busca de mayor productividad en el ataque.
 
Un cambio que, sin embargo, no consiguió los efectos esperados por el técnico Fernando Velasco, pues Bogotá siguió jugando de la misma manera, es decir, lejos del arco local. Con la ventaja a su favor, Expreso Rojo continuó atacando en procura de un nuevo gol que le diera la tranquilidad, pero no lo obtuvo. Así, entonces, el tiempo se fue consumiendo lentamente, mientras en el campo de juego se desarrollaba un juego insulso, sin peligro en las áreas ni jugadas de riesgo.
 
No era el final de campaña que Expreso Rojo había previsto en el comienzo de la temporada. El conjunto 'albirrojo' nunca pudo abandonar los puestos de la parte baja de la clasificación y la ilusión de avanzar a los cuadrangulares se esfumó tan rápido como se había generado. Bogotá les dio descanso a sus titulares y ahora se apresta a enfrentar una fase semifinal en la que los esperan Pasto, Patriotas y Bucaramanga, es decir, un grupo muy duro. 

COMENTAR
GUARDAR