Partizán derrotó 1-0 a Estrella Roja y es líder en Serbia
Archivo

Partizán derrotó 1-0 a Estrella Roja y es líder en Serbia

La seguridad impuesta por las autoridades previno cualquier tipo de incidente en el derbi belgradense, considerado de alto por los recientes episodios violentos de los hinchas serbios.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
23 de octubre 2010 , 07:16 a. m.

Unos 5.000 policías antidisturbios, gendarmes y de otras formaciones policiales se han desplegado en el estadio del Estrella Roja, en los alrededores y en otros puntos de la capital serbia para garantizar el orden.    

A la entrada del estadio se reforzó el control de los aficionados con detectores de metal, y sobre el cielo de la capital varios helicópteros policiales seguían de cerca los acontecimientos.    

Además, están bajo un control reforzado las carreteras de acceso a Belgrado y los pasos fronterizos, ya que han acudido al popular derbi local aficionados del interior de Serbia, así como de países vecinos.    

El partido, que el Partizán ganó por 1-0 y le dio el liderazgo de la liga nacional, se jugó ante unos 30.000 espectadores.    

Aunque la capacidad del estadio es mayor, unas 20.000 entradas no se vendieron por razones de seguridad.    

Antes del partido, el alcalde de Belgrado, Dragan Djilas, había hecho un llamamiento a los ciudadanos para que se quedasen en casa durante el derbi, por precaución ante la posibilidad de incidentes violentos.    

La policía había prohibido también para hoy otras congregaciones públicas en Belgrado "que podían ser utilizadas o contribuir al deterioro del orden público".    

Las medidas de seguridad ante el partido entre el Estrella Roja y el Partizán en Belgrado fueron extremadas debido a que el pasado día 10 grupos extremistas, entre ellos hinchas radicales, destrozaran el centro de la capital en protesta por una marcha del Orgullo Gay.    

Más de 150 policías fueron heridos en los choques contra los "ultras" y fueron detenidos más de 130 hinchas violentos en esa ocasión.    

Sólo dos días después, en la ciudad italiana de Génova, fue suspendido un partido entre Italia y Serbia debido a la violencia de los hinchas serbios en las gradas del estadio, en el centro de la ciudad, contra las fuerzas del orden italianas y contra el guardameta de la selección serbia, Vladimir Stojkovic.    

Este había sido amenazado de muerte en varias ocasiones por "traidor", al haber pasado del Estrella Roja al Partizan.   

También, como medida de precaución, el Parlamento serbio aprobó ayer unas enmiendas a la ley de procedimiento penal, que de inmediato entraron en vigor, para reforzar el castigo contra grupos de hinchas radicales.    

Los últimos incidentes se sumaron a toda una serie de actos violentos en los pasados años.   

Las autoridades interpretan esos actos violentos como intento de grupos ultraderechistas de torpedear el camino europeo de Serbia.

Efe 

COMENTAR
GUARDAR