Último partido como local para Dépor este año: recibe a Expreso Rojo
Archivo

Último partido como local para Dépor este año: recibe a Expreso Rojo

El conjunto vallecaucano sigue en la lucha por evitar el último lugar de la tabla de Reclasificación del Torneo Postobón 2010.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
22 de octubre 2010 , 02:16 p. m.

Será la última presentación de los dirigidos por Freddy Molina ante los aficionados de Jamundí, el municipio que se convirtió en su casa en las últimas jornadas de la campaña, a raíz de las obras que se adelantan en el estadio Pascual Guerrero, de Cali.

Como local, Dépor acredita un balance negativo, pues perdió más de lo que ganó: 7 victorias y 8 derrotas. Entonces, la de este sábado es la última oportunidad para equilibrar la balanza y dejar un recuerdo positivo en los hinchas.
 
A pesar de los esfuerzos de directivos, cuerpo técnico y jugadores, Dépor no pudo salir de la parte baja de la tabla de Reclasificación, la misma que ocupo en campañas recientes. Fugazmente estuvo involucrado en la zona media de la clasificación, inclusive dentro del grupo de los ocho mejores, pero fue una ilusión efímera. Inclusive, corre el riesgo de caer al último lugar, pues apenas cuenta 2 puntos más que Barranquilla, actual colero.
 
Expreso Rojo, por su parte, se aferra a una mínima y muy remota posibilidad matemática de clasificación. El elenco de John Jairo Bodmer acumula 41 puntos (40,2 por ciento de rendimiento), contra los 47 de Real Santander, el octavo. Para clasificar, el elenco salinero necesita una doble derrota de los 'albos', que Pacífico no sume más de 2 unidades, que Atlético La Sabana no gane sus dos partidos y, además, ganar los suyos por amplia diferencia (10 goles, como mínimo). Una complicadísima combinación que, además, exige poco más que un milagro.
 
A los 'albirrojos' se les abrió una posibilidad en las últimas fechas, pero la dilapidaron de manera increíble. Tras vencer a Unión Magdalena, cayeron 0-3 con Rionegro, igualaron 1-1 con Patriotas y perdieron 1-2 con Academia. Justo cuando el equipo necesitaba sacar a relucir la jerarquía y el potencial, se quedó sin argumentos futbolísticos. Como resultado, la eliminación, que estaba cantada desde hace varias semanas, se consumó.
 
A veces, estos partidos que sobre el papel no cuentan para nada, que no ofrecen mayores atractivos, resultan más interesantes de lo esperado. Dépor pelea por el orgullo y Expreso Rojo apela a un milagro.
 

COMENTAR
GUARDAR