Valledupar, juez de un Real Santander que no puede perder
Archivo

Valledupar, juez de un Real Santander que no puede perder

El conjunto vallenato se ha convertido en la piedra en el zapato de algunos de los aspirantes y este sábado intentará repetir la travesura contra los 'albos'.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
22 de octubre 2010 , 02:09 p. m.

Unión Magdalena y Pacífico, a los que venció como visitante, fueron la víctimas de una tardía reacción del grupo dirigido por Óscar Aristizábal, que se acordó de ganar cuando ya estaba sentenciada su eliminación.

De hecho, Valledupar logró salir del fondo de la tabla de Reclasificación del Torneo Postobón 2010, que ocupó durante largo rato, y ascendió hasta la casilla 15 que ocupa actualmente. Sin embargo, el riesgo de portar el 'farolito' al final de la campaña está vigente y, por eso, necesita una victoria más.
 
Tan pronto se quitó de encima la presión de la clasificación, Valledupar comenzó a mostrar las bondades del trabajo que desde finales del año pasado realiza el estratega antioqueño. Un trabajo que, dicho sea de paso, encontró una enorme resistencia en la capital del Cesar, donde solo ahora que llegaron los triunfos se entendió la gestión.

Es tal la mejoría del elenco verdiblanco en este segundo semestre, que en ese capítulo ocupa la novena plaza, por encima de equipos como Pacífico, Expreso Rojo y Real Santander, su rival de turno.
 
Este sábado, en su última presentación del año en el estadio Armando Maestre Pavajeau, Valledupar intentará conseguir un triunfo que le permita salir del último lugar de la estadística de locales. Con 17 partidos jugados, suma los mismos 23 puntos que Dépor, Barranquilla y Alianza Petrolera, que lo superan por el gol diferencia. Una victoria, casi con seguridad, le permitiría salir del fondo de la tabla y cederle ese 'honor' a alguno de sus rivales.
 
Real Santander, por su parte, está obligado a ganar para mantenerse en el grupo de los ocho mejores. De hecho, con un triunfo bien podría asegurar su clasificación a los cuadrangulares, en caso de que Pacífico (que recibe a Academia) no gane.

Es, sin duda, una preciosa oportunidad para no llegar al último partido necesitando un resultado, pues ese partido será contra el superlíder Itagüí. Entonces, no hay alternativa diferente a la del triunfo, así sea solo para mantener la ventaja.
 
El problema es que el grupo dirigido por Johan Meza no acredita buenos números como visitante. En este segundo semestre, por ejemplo, solo ganó una vez y encajó derrotas en los restantes seis partidos que disputó en predios ajenos. Esta vez, sin embargo, tendrá que olvidarse de los números y los antecedentes, concientizarse de que es el partido más importante de lo que va corrido del año y salir a buscar un resultado que, de una vez por todas, le brinde la tranquilidad de la clasificación. 

COMENTAR
GUARDAR