En la B, Centauros se juega la vida contra el eliminado Academia
Archivo

En la B, Centauros se juega la vida contra el eliminado Academia

El conjunto llanero todavía tiene posibilidades de clasificar a los cuadrangulares, pero está obligado a ganar todos los puntos en casa para seguir con vida.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
15 de octubre 2010 , 09:29 a. m.

El de este sábado (3:30 p.m.) en el estadio Manuel Calle Lombana de Villavicencio es un partido que, desde la antesala, huele a puro gol. Es que estarán enfrentados los dos mejores anotadores del Torneo Postobón 2010, el local Célimo Polo y el visitante Álvaro Barros.

El caucano ha convertido 15 anotaciones, mientras que el cesarense encabeza la estadística con 17. Ninguno de los dos le marcó al rival de turno, así que en ese aspecto también habrá un duelo particular.
 
Gracias a la inesperada derrota de Pacífico con Valledupar (0-1), el pasado fin de semana en Buenaventura, Centauros tiene una pequeña posibilidad de disputar los cuadrangulares previstos para el mes de noviembre.

El elenco de Eduardo 'El Abuelo' Cruz está en la duodécima casilla de la tabla de Reclasificación, con 39 puntos (40,6 por ciento de rendimiento), es decir, 4 menos que los vallecaucanos. Con cuatro fechas por disputar, entonces, aún se puede pelear esa última casilla.
 
La condición, eso sí, es ganar y ganar, especialmente en casa. Y más si se tienen en cuenta dos aspectos: Pacífico estará este fin de semana en la casa del temible superlíder Itagüí y a mitad de la próxima semana llaneros y bonaverenses se verán las caras en Buenaventura en un partido que, sin duda, definirá la suerte de ambos en el torneo. Pero, claro, lo primero es lo primero y lo primero para Centauros es Academia, el peor visitante de la temporada.
 
En su estadio, Centauros solo perdió en una ocasión este año, pero empató demasiadas: 8, la mitad de los partidos que jugó ante sus hinchas. Un lujo que, está claro, no se puede permitir frente a un Academia que solo sumó 4 de los 48 puntos que disputó en predios ajenos.

Salvo que ocurra algo inesperado en esta recta final de la campaña, los dirigidos por Bernardo Redín están condenados a ser los visitantes de peor registro en la temporada 2010, algo que cualquier local debe aprovechar.
 
El dueño de casa no tiene más opción que salir a buscar el triunfo desde el primer minuto, sin desespero, pero con convicción. El visitante, que nada tiene para perder, tampoco puede especular, pues además del honor los jugadores se están jugando los contratos para la próxima temporada.
 

COMENTAR
GUARDAR