Cuando los clásicos duelen: gran especial de Futbolred
Archivo

Cuando los clásicos duelen: gran especial de Futbolred

El 6-3 entre Cali y América será recordado por siempre, pero no es el único derby regional que ha dejado secuelas. Estos son los clásicos más memorables de todos los tiempos. ¿Cuál es el suyo?

13 de octubre 2010 , 01:27 p.m.

El partido del pasado 10 de octubre tuvo de todo para ser memorable: los seis tantos del Cali, que lo convierten en el equipo que más goles ha metido en un solo clásico; la anotación de Sergio Galván Rey que elevó a 220 su cifra como máximo goleador en la historia del fútbol profesional colombiano, el hecho de que en el primer clásico que se disputa en su estadio los azucareros obtuvieron una ventaja histórica, la triplete de Morel con chilena y disparo de mitad de cancha incluido...

Por supuesto, los que gozan por estos días son los hinchas del Cali pues 6-3 es una cifra muy larga, incluso es el derby caleño con el marcador más abultado de todos los tiempos, pero no es el único clásico que merece ser evocado en estos días de récords, cifras y satisfacciones a expensas del vecino. Por eso Futbolred le presenta algunos de los clásicos más significativos en la historia de nuestro balompié.

Entre el 7-3 y las 101 victorias

Puede que no sean campeones hace rato, pero la rivalidad entre Santa Fe y Millonarios es fundamental para el fútbol nacional. El primer y el segundo campeón fueron los dos equipos más poderosos de los primeros años del campeonato colombiano, y sus poderosas nóminas intimidaban adentro y afuera del país.

Sin embargo, 1992 fue el año clave en su clásico y la fecha del 23 de febrero es una marca imborrable para los dos equipos. Ese día, el de la primera fecha del campeonato de ese año, Santa Fe obtuvo la mayor goleada del clásico capitalino en todos los tiempos.

La cosa es extraña porque en el intermedio el juego iba 1-1 y el partido pintaba parejo. Es más, 'El Pocillo' Díaz puso a ganar a Millos, pero entre Adolfo 'Tren' Valencia y Daniel Tilger masacraron a la defensa azul. El argentino empató y apenas arrancando el segundo tiempo un doblete del 'Tren' puso las cosas 3-1. los embajadores alcanzaron a soñar con el 3-2, pero a Moisés Pachón, que tras ese día pasó a la historia como "Moisiete") algo le pasó, desencuadernó al equipo y al final se comió el 7-3 sin importar el descuento de Cuffaro Russo, que debutó ese día y todavía debe tener pesadillas con Valencia.

El 7-3 es la peor humillación que ha recibido Millonarios; nunca nadie le ha hecho tantos goles y nunca un clásico entre grandes ha terminado con esa cantidad de conversiones a favor de un equipo.

Pero los hinchas azules también tienen con qué vanagloriarse al hablar de clásicos. Santa Fe ya cayó más de 100 veces ante su eterno rival. Es más, van 101...

Fue el 28 de marzo de este año: Millonarios se impuso 2-1 y, aunque la superioridad reciente de Santa Fe es notoria en los enfrentamientos entre los dos, el rojo se tuvo que comer ese día la derrota número 101. La 100, número redondo e histórico, cayó el 16 de septiembre de 2007 con un 1-0. Santa Fe hasta ahora ha ganado 68 enfrentamientos.

Pero claro, del lado rojo pueden alegar el 7-3... aunque del azul tienen 101 razones para echarles en cara. ¿Qué pesa más?

Yo te gané una final, yo te tengo de hijo

Nacional y Medellín disputaron la primera final-clásico del fútbol colombiano en el Apertura 2004, y las marcas de ese partido aún perduran ya que el Poderoso logró su cuarta estrella a expensas de los verdolagas.

Claro, Nacional ya había dado una vuelta olímpica en la cara del DIM. Fue en 1994 cuando en la última fecha del cuadrangular final había clásico en el Atanasio y el duelo Millonarios-América en El Campín. Millos era campeón venciendo al Diablo, pero en el último minuto del tiempo extra Juan Pablo Ángel metió un balón entre las piernas de Luis Barbat y el equipo de los criollos fue campeón.

Pero lo que pasó el 27 de junio del 2004 fue más importante pues no se trataba de un cuadrangular, fue una gran final, y se la llevó el rojo. Claro, el triunfo se consiguió días antes, el 23 en la noche, cuando el DIM se impuso 2-1 gracias a los goles de Jorge Horacio Serna y Rafael Castillo, y el 0-0 en la vuelta garantizó el título y la victoria más importante en la historia de los clásicos paisas.

La cosa es más punzante si se recuerda que en el 2006 Néider Morantes, figura en ese título rojo y años antes campeón con el verde, le restregó en la cara a los hinchas de Nacional la gesta al mostrarles una camiseta que decía "Aquel 27 de junio"...

Claro, los verdes también tienen su réplica: el máximo goleador en la historia de los clásicos es Víctor Hugo Aristizábal con 19 tantos, lo que lo convierte en el jugador que más goles le ha metido al Medellín en todos los tiempos, y, más importante aún, Nacional tiene una enorme ventaja en cuanto a los clásicos: 107 partidos ganados ante 75 de su rival... pero el DIM se llevó el clásico de la final...

Yo te mandé a la B

Pereira y Manizales son ciudades vecinas y rivales en cuanto a historia, economía y peso específico en el Eje Cafetero. Eso de por sí hace el clásico del albos y matecañas un duelo apasionante. Sin embargo, nadie olvida lo que pasó el 8 de noviembre de 1997.

Ese día la fase regular del campeonato más largo del que haya tenido noticia el país, ese extraño torneo adecuación que duró año y medio entre julio del 96 y diciembre del 97, terminaba su fase regular y el clásico de la jornada era entre los dos rivales cafeteros. Lo dramático es que Pereira necesitaba ganarle en el Hernán Ramírez Villegas a Once Caldas para no descender.

El único equipo que en Colombia le puede decir a su rival eterno que lo mandó a la B es el Once, que ese día ganó 0-1 con  gol de Sergio Galván Rey y puso a llorar a toda Pereira: su club se fue a la B y estuvo allí por tres años...

Lo irónico del asunto es que Pereira con la derrota se habría salvado si Millonarios le ganaba a Unicosta, pero extrañamente los barranquilleros vencieron 2-3 en Bogotá y se quedaron  en primera.

Ese es el motivo de la maldición del Padre Ramírez, que sentenció que por el descenso matecaña el azul nunca iba a volver a salir campeón, pero ese será tema para otro especial de Futbolred. De momento sigamos con esos clásicos que duelen.

Yo te dejé en la B

Para el 2002 la Dimayor decidió que el torneo pasara de 16 a 18 equipos. Quindío había ganado su ascenso, Bucaramanga había perdido la categoría, así que en enero de ese año se decidió que se organizaría un triangular entre los tres equipos de Dimayor que esa temporada deberían jugar en la B, dándole como premio a los dos mejores su cupo en primera, premio injusto para los leopardos, que habían perdido en diciembre de 2001 la categoría en franca lid, y para Unión Magdalena y Cúcuta Deportivo que no habían sido capaces de ganar a pulso su ascenso. En fin, así somos...

La cosa fue tan arbitraria y tan a las carreras que el Cúcuta debió armar un equipo de afán e ir a Cartagena, sede del curioso triangular, a jugarse su suerte con un Bucaramanga que mantenía su nómina de la A y un Unión que tenía un equipo competitivo.

Unión ganó fácil su reingreso a la primera división venciendo a Cúcuta 2-0 y luego al Bucaramanga por el mismo marcador, así que en una especie de gran final muy triste el clásico de los Santanderes definiría quién se iba a la A y quién a la B.

El partido fue de grima y tras un aburridísimo 0-0 la cosa se definió en los penales, en donde Leonel Rocco sentenció que Bucaramanga, que había descendido, se quedara en primera mientras el Cúcuta, que había sido uno de los últimos de la B, siguiera allí esperando su revancha.

(Sí, Bucaramanga se quedó en la A a pesar de descender y de no haber marcado un solo gol en el triangular).

Digamos que esta fue la venganza de la mayor goleada en la historia de los clásicos regionales: el 8-1 del 17 de junio de 1973 que, además, es la mayor victoria conseguida por el Cúcuta en primera división.

Puyas varias...

  • Puede que el grande del Caribe colombiano sea el Atlético Junior, pero fue Unión Magdalena el primero en lograr un título para esa región del país, al ganar su estrella en 1968. Además, fue el primero en jugar la Libertadores, en el 69, mientras Junior "apenas" debutó en el 71.
  • Deportes Quindío debutó en el fútbol colombiano con una victoria 3-1 sobre el Caldas. Fue el 19 de marzo de 1951 y ojo, fue ante el vecino y entonces campeón del fútbol colombiano.
  • Los antioqueños le dicen clásico joven, pero lo cierto es que lo más significativo de los encuentros entre Envigado y sus vecinos Medellín y Nacional fue el 1-7 que le propinó el Poderoso el 28 de abril de este año. Una de las mayores goleadas en condición de visitante que ha visto Colombia.


COMENTAR
GUARDAR