¿Cómo llegó Millonarios a estar sufriendo por el descenso?
Apuestas Futbolred
Archivo

¿Cómo llegó Millonarios a estar sufriendo por el descenso?

Futbolred analiza los factores que llevaron a que el azul esté hoy pensando en evitar la B y no en recuperar la gloria perdida. La herencia de la pasada administración se sumó a los errores actuales.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
20 de septiembre 2010 , 11:08 a. m.

No es nuevo que Millonarios esté penando por el descenso. La primera vez que el equipo que primero alcanzó 13 títulos en Colombia estuvo al borde de la B fue en 1995, año en el que por primera vez se disputó un torneo semestral del que el azul alcanzó a estar en el último lugar, puesto que en ese entonces garantizaba el cupo en la categoría de plata.

Desde ese año, y específicamente desde el 2002 en el que los campeonatos son semestrales, el descenso suele estar más cerca que las finales para Millonarios, que es el único grande de Colombia que no ha disputado un título con el actual formato del torneo.

Juan Carlos López llegó a la presidencia del club en septiembre de 2004 y desde entonces el club vivió más momentos amargos que alegrías: ese semestre el equipo fue penúltimo, en el 2005 fue 14 en los dos semestres y en el 2006, cuando gracias a estas campañas apareció muy abajo en la tabla de promedios, se salvó quedando sexto en la primera parte del año y octavo para los cuadrangulares de la segunda.

El problema es que el azul no siguió con esa buena tónica. Mucho se habló de la influencia de Luis Augusto García sobre el equipo, y lo cierto es que el técnico que logró ese buen 2006, Juan Carlos Osorio, se fue de Millonarios ante la injerencia del entonces director de divisiones inferiores y socio del club.

Millos entró a los cuadrangulares del Apertura 2007 como cuarto, pero en el Finalización fue 11.

En el 2008 la cosa fue peor: 11 de nuevo y luego noveno. En el 2009 tampoco clasificó a las semifinales: fue 15 en el primer semestre y en el segundo terminó en la novena casilla. Estos dos años de eliminaciones consecutivas, sumado al paupérrimo puesto 14 de la Liga Postobón 1 y a los tristes 5 puntos de este semestre, tienen a Millos peleando en puestos de descenso.

Y ojo, que tal y como van las cosas Millonarios va a ser colero en la tabla del promedio para el 2011, ya que restando los puntos del 2008 (el próximo año cuentan los del 2009, 2010 y 2011), tiene 67, frente a 76 de Tuluá, 70 de Envigado, 76 del Quindío y 67 del América. Sí, qué tristeza pero el clásico del próximo sábado, el de las 26 estrellas, es un duelo contra el descenso. 

Lo curioso del asunto es que las campañas azules anteriores a este semestre estuvieron salpicadas por los escándalos de los malos manejos administrativos de López y García, que obviamente repercutían en lo deportivo. En cambio, en este semestre por fin hay una administración sana que, sin embargo, al desconocer el tema del fútbol no ha tomado las decisiones necesarias para enderezar el rumbo. Como dijo el domingo pasado un hincha furioso en el estadio al ver cómo Santa Fe le pasaba por encima a su equipo: "¡jugaban más cuando no les pagaban!".

Los jugadores, sin embargo, tampoco entienden lo que pasa: "desde arriba las cosas se pueden ver fáciles o complicadas, pero en el terreno de juego es diferente", analiza Rafael Robayo, uno de los referentes del equipo: "uno como jugador sabe que desde que exista la posibilidad uno debe tener tranquilidad, debemos seguir unidos y creer que vamos a lograr esa hazaña, todavía quedan varios partidos para cumplir con los objetivos".

Y esto, por supuesto, hace que todas las miradas recaigan en Richard Páez, un técnico que hasta el momento no ha entregado los resultados que de él se esperaban y que en cada declaración advierte que no va a dar un paso al costado.

Como se ve, el problema es viejo pero el presente no le ayuda para nada; la pregunta ahora es qué se puede hacer para evitar que uno de los equipos más importantes de Colombia termine en la B, cosa que si no pasa este año bien puede suceder el próximo.

COMENTAR
GUARDAR