En el Torneo Postobón, Centauros y Dépor todavía creen en los milagros
Archivo

En el Torneo Postobón, Centauros y Dépor todavía creen en los milagros

Llaneros y vallecaucanos se encuentran con el agua al cuello, obligados a ganar al menos 30 de los 36 puntos que restan por disputar para aspirar a la clasificación.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
28 de agosto 2010 , 06:40 a. m.

Así de complicado es el panorama para Centauros y Dépor, dos equipos que se encuentran en la parte baja de la tabla de Reclasificación del Torneo Postobón 2010 luego de cumplirse dos tercios de la programación. Actualmente, los llaneros ocupan la casilla 13, con 29 puntos (40,3 por ciento de rendimiento), mientas que los vallecaucanos, que cuentan con un juego más, suman 26 (34,7 por ciento), en la decimacuarta colocación.
 
Los conjuntos de Eduardo 'El Abuelo' Cruz y Freddy Molina están en la misma situación de los malos estudiantes de antaño, que vagaban todo el año lectivo y trataban de salvar la calificación en el examen final, para pasar raspando. El problema es que en el torneo de ascenso no hay habilitaciones y, en cambio, sí buenos estudiantes que han hecho la tarea desde la primera clase y ya les tomaron una ventaja considerable. Entonces, no les queda otra que ganar y ganar, ganar y esperar, ganar y rezar...
 
Centauros mejoró un poco su rendimiento en este segundo semestre gracias, especialmente, a que se reintegró a la nómina el delantero vallecaucano Juan Fernando Caicedo para hacer pareja con Célimo Polo. Con esta incorporación, el conjunto llanero recuperó poder ofensivo, justamente su talón de Aquiles en el primer capítulo de la temporada, y volvió a convertirse en un temible local, una condición que en el pasado le permitió alcanzar importantes objetivos.
 
De hecho, luego de tres presentaciones ante sus hinchas, Centauros acredita ciento por ciento de efectividad, con tres victorias. Resultados que, justamente, le sirvieron para ascender en la tabla de Reclasificación y mantener vivas sus tenues esperanzas de avanzar a los cuadrangulares. Ahora, frente a un rival que oscila entre los sorprendente y lo decepcionante, busca un cuarto éxito en fila para seguir en carrera y esperar una mejoría cuando visite predios ajenos.
 
La del Dépor, en cambio, es una lenta y anunciada eliminación. En este segundo semestre, con apenas 7 partidos disputados, ya cambió de técnico y encajó 5 derrotas. Cuenta con una de las delanteras menos efectivas (6 goles) y la defensa más vencida (16) para ocupar el último puesto en la tabla que contabiliza únicamente los resultados de este segmento del campeonato. Pero, en contra de lo que puedan decir todas estas estadísticas en las que tiene número rojos, Dépor es un rival de cuidado. Si no, que lo diga el líder Itagüí.
 
Cabe recordar que, el pasado fin de semana, pocos o ninguno daban un peso por el conjunto caleño en su enfrentamiento con el mejor equipo de la temporada. Sin embargo, y más allá de los errores que los antioqueños le endilgan al árbitro (que les expulsó tres jugadores), Dépor salió airoso de esta dura prueba por un incuestionable 2-0. Entonces, por incómoda que sea su situación en la tabla de posiciones, es un contendor al que hay que respetar, pues ya demostró varias veces que es atrevido y aguerrido.
 
Algunos podrían decir que es uno de esos partidos que a estas alturas del certamen ya se juegan solo por cumplir. Sin embargo, las matemáticas aún les otorgan unas escasas posibilidades de clasificación a los cuadrangulares y Centauros y Dépor se aferran a ellas. Ellos todavía creen en milagros...
 

COMENTAR
GUARDAR