Rionegro frenó en seco las ilusiones de Pacífico: lo derrotó 1-0
Archivo

Rionegro frenó en seco las ilusiones de Pacífico: lo derrotó 1-0

Fue la primera caída del conjunto vallecaucano en su patio a lo largo de la temporada, y llegó en muy mal momento, porque lo aleja del grupo de los ocho mejores.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
15 de agosto 2010 , 04:36 p. m.

Aunque lo tuvo todo para conseguir la victoria en el maltrecho campo del Polideportivo El Cristal, de Buenaventura, Pacífico no lo supo resolver y, al final, terminó amargado por una dolorosa derrota. Ahora, el conjunto dirigido por Félix Valverde aparece en la undécima casilla de la Reclasificación del Torneo Postobón 2010, con 29 puntos (42,0 por ciento de rendimiento), a 4 de Atlético La Sabana, el octavo. Rionegro, en cambio, avanzó al tercer lugar, con 40 unidades (58,0 por ciento), a 3 del líder.

Pacífico era, junto con Real Santander, uno de los equipos que en esta temporada no había caído en su patio en el certamen del ascenso, pero esa alegría se terminó en la tarde de este domingo por cuenta del oficio y la efectividad de los 'leones del oriente'.

El elenco local, que venía de igualar en Santa Marta con el Unión Magdalena (0-0), no pudo descifrar el cerrojo defensivo que le propuso su rival y a medida que transcurrían los minutos entraba en un desespero que, a la postre, fue su peor enemigo.

Rionegro, se sabe, es uno de los visitantes más incómodos y peligrosos de la segunda categoría del fútbol profesional colombiano.

Es un equipo que se planta bien en su campo, copa espacios, traba el juego, anticipa la salida y, para rematar, define, un conjunto de motivos por los cuales al local la vida se le complica demasiado.

Y Pacífico no fue la excepción, a pesar de que a los 38 minutos el corpulento Alexánder Mosquera, que este semestre regresó a las filas rojibancas, dejó con 10 jugadores al visitante.

Una ventaja que Pacífico no pudo aprovechar. Por el contrario, se enredó aún más, debido a que Rionegro replegó sus líneas y empezó a jugar de contragolpe.

Los caminos hacia el arco de Juan Carlos Patiño estaban completamente cerrados y, más bien, terminó exponiéndose en defensa. Rionegro, en cambio, sí capitalizó una de las oportunidades que el dueño de casa le brindó y a los 18 minutos, a través del volante John Édison Hernández, marcó el único tanto del partido.

Un duro golpe de que Valverde y sus dirigidos no pudieron reponerse en el resto del encuentro.

En la recta final, pudieron más la jerarquía y el oficio del visitante que las ganas y el empeño del local, que terminó desordenado y desesperado.

Un serio tropiezo para las aspiraciones de clasificación de Pacífico, que no pudo cumplir con la premisa básica de hacer respetar la casa y ahora tendrá que apretar la marcha en predios ajenos. Rionegro, en cambio, sigue acomodándose en la tabla, sin perderles pisada a los de arriba.

La vigésima cuarta fecha, que se disputará el próximo fin de semana, le depara a Pacífico la visita a Tunja, donde lo espera un golpeado Patriotas. Rionegro, por su parte, regresa al altiplano antioqueño para vivir las emociones del partido más atractivo de la programación, frente al Deportivo Pasto.

 

COMENTAR
GUARDAR