Laurent Blanc, DT de Francia, optimista pese a debut con derrota
Archivo

Laurent Blanc, DT de Francia, optimista pese a debut con derrota

El téncico apenas ha comenzado el proceso de reconstrucción de la selección francesa tras el fracaso en el Mundial, pero el flamante entrenador ya encontró algunos motivos para ser optimista.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
12 de agosto 2010 , 05:56 a. m.

Con un equipo experimental sin ninguno de los 23 jugadores que viajaron a Sudáfrica en junio, Francia se mostró nerviosa en defensa y cayó el miércoles 2-1 en un amistoso contra Noruega en Oslo, pese a que al menos mostró entusiasmo y movilidad.

'Tuvimos muchas cosas para hacer en poco tiempo', dijo Blanc, quien sucedió como técnico de Francia al polémico Raymond Domenech con la misión de restaurar el orgullo y la reputación de la selección campeona del mundo en 1998.

'Necesitábamos tener un sistema de juego y una nueva filosofía y teníamos que ser competitivos. Estuvimos cerca', agregó el ex entrenador del Bordeaux, quien ante Noruega asumió riesgos poniendo como titulares a seis debutantes.

Algunos de los futbolistas que boicotearon un entrenamiento del equipo galo en el Mundial en apoyo al delantero Nicolas Anelka -expulsado del plantel por insultar a Domenech- podrían retornar para el inicio de la eliminatoria de la Eurocopa 2012 el mes próximo, con partidos ante Bielorrusia y Bosnia.

De todos modos, el encuentro del miércoles fue importante para varios jugadores que podrían entrar en los planes futuros de Blanc, en especial para los mediocampistas Samir Nasri y Hatem Ben Arfa, quienes se destacaron creando un buen gol.

'Lo que puedo decirles es que algunos de los jugadores que vieron esta noche jugarán el 3 de septiembre (con Bielorrusia)', dijo Blanc, quien también quedó conforme con la actuación del zaguero central Philippe Mexes, su nuevo capitán.

Francia, que cometió varios errores en defensa que le costaron goles, se mostró por momentos ingenua y torpe frente al arco rival y tiene un largo camino para recuperar su lugar en la elite del fútbol.

No obstante, hay lugar para la esperanza de sus hinchas porque las disputas internas y escándalos que marcaron la era Domenech parecen haber desaparecido.

'Hubo un espíritu diferente, una mentalidad diferente', remarcó Mexes. 'Nos conocíamos poco entre nosotros y después de tres días tuvimos la sensación de que habíamos estado juntos por dos semanas', añadió.

Además, Mexes destacó quizá la mayor diferencia respecto a los días de Domenech como entrenador.

'Hay más diálogo con el entrenador, con el cuerpo técnico, con todos. Todos hablan', afirmó el defensor de la Roma.

Oslo
Reuters

COMENTAR
GUARDAR