Expreso Rojo le propinó un duro golpe a Barranquilla: lo derrotó 2-0
Archivo

Expreso Rojo le propinó un duro golpe a Barranquilla: lo derrotó 2-0

Un severo tropiezo sufrió el cuadro costeño en u intención de llegar a los cuadrangulares del Torneo Postobón 2010, tras caer en casa.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
31 de julio 2010 , 05:43 p. m.

Una derrota que terminó de enterrarlo en la parte baja de la tabla de posiciones, por encima nada más de Academia y Valledupar, y de igual manera cada vez más alejado del grupo de los ocho mejores. El conjunto de Álex de Alba se quedó con 21 puntos (33,3 por ciento de rendimiento), contra los 28 de Bucaramanga y Alianza Petrolera (octavo y noveno, respectivamente), que actúan este domingo.

 

Luego de caer el pasado fin de semana en Tunja, contra Patriotas (1-3), los aficionados barranquilleros esperaban que su equipo tuviera alguna reacción, volviera a la victoria y recuperara parte del terreno cedido. Sin embargo, todo salió al revés: Barranquilla volvió a jugar mal, volvió a perder y lo pagó caro en la clasificación. Fue la segunda derrota de la campaña en el estadio Romelio Martínez, que antaño supo ser un fortín inexpugnable.

 

Muy preocupados abandonaron las tribunas los pocos aficionados que llegaron a respaldar a un equipo que necesita mucho más que eso. Desde el comienzo del partido, Expreso Rojo se la puso difícil a un local que no ofrecía una respuesta futbolística adecuada. Plantado en mitad del campo, anticipando al dueño de casa en su propio terreno, el visitante poco a poco fue sumando méritos y demostrando que había llegado hasta la 'arenosa' con el propósito de sumar algo más que un punto.

 

Por eso, no fue sorpresa que al minuto 28 el cuadro de John Jairo Bodmer se pusiera en ventaja, por intermedio de Luis Fernando Sánchez. Fue el séptimo gol de la campaña para este delantero que conforma una buena dupla con Fabián Enrique Prieto, otro que sería protagonista de la tarde más adelante. Con el tanto en contra, Barranquilla perdió la brújula, cayó en el desespero y le facilitó la tarea a un rival que jugaba de manera simple, pero efectiva.

 

En la segunda parte, como era de esperarse, el local salió con todo en procura del empate, a sabiendas de los riesgos que corría en defensa. Riesgos que se pusieron de manifiesto a los 12 minutos, cuando el mencionado Prieto aprovechó una pifia de los costeños para poner el 2-0 que, a pesar de que restaba mucho tiempo por jugar, resultó lapidario. Porque ya Barranquilla no exhibió reacción alguna y el resto del tiempo se consumió en sus estériles intentos, que fueron bien controlados por los de Zipaquirá.

 

El técnico De Alba agotó los cambios, movió la nómina, intentó variantes, pero nada dio resultado. Hoy por hoy, Barranquilla es un muerto en vida, que no responde a estímulo alguno. Ni siquiera la expulsión del visitante Nicolás Palacios, a 13 minutos del final, sirvió para que el cuadro de casa se animara a conseguir siquiera el descuento. Tras esa incidencia, Expreso Rojo cerró filas alrededor de su área e impidió que los repetidos y desesperados ataques locales pusieran en aprietos al arquero César Giraldo.

 

Con esta victoria, Expreso Rojo llegó a 26 puntos (41,3 por ciento de rendimiento) y superó momentáneamente la línea de Bogotá y Pacífico (25), que jugarán este domingo. Un triunfo que reaviva las ilusiones de los 'salineros', que ven que sí se puede seguir soñando con llegar a los cuadrangulares

 

La próxima semana, en desarrollo de la vigesimasegunda fecha del Torneo Postobón 2010, Barraquilla estará en el Valle del Cauca enfrentando a Dépor, mientras que Expreso Rojo esperará la visita del hoy colero Valledupar.


 

COMENTAR
GUARDAR