En la B, Valledupar quema uno de sus últimos cartuchos contra el embalado Patriotas
Archivo

En la B, Valledupar quema uno de sus últimos cartuchos contra el embalado Patriotas

Como el enfermo terminal al que la vida se le agota lentamente, el conjunto vallenato cada día ve más lejana la posibilidad de llegar a los cuadrangulares del Torneo Postobón 2010.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
30 de julio 2010 , 03:45 p. m.

Luego de la derrota sufrida en Rionegro (0-2), conjugada con la victoria de Academia sobre Bogotá (1-0), Valledupar regresó al último puesto de la tabla de posiciones. Y, lo peor, es que no se palpa una reacción como para pensar que va a ser algo efímero. Es que, aunque quedan 16 fechas por disputar antes de que se defina el grupo de ocho equipos que jugarán en los cuadrangulares, las opciones de los dirigidos por Óscar Aristizábal son cada día más remotas.
 
Es que Valledupar, con tan tolo 15 puntos (25,0 por ciento de rendimiento) en 20 partidos aparece a 13 unidades del Atlético Bucaramanga, octavo de la clasificación. Pero, más allá de eso, lo que preocupa es que su respuesta futbolística no es la adecuada para un equipo que está necesitado de victorias, una sensación que los verdiblancos no experimentan hace 14 jornadas. La más reciente fue el 20 de marzo, cuando en este mismo escenario del estadio Armando Maestre Pavajeau venció 2-0 a Bogotá.
 
El arranque de Valledupar en esta temporada no fue malo, con tres victorias en las seis primeras presentaciones. Sin embargo, ya completa dos tercios de campaña sin celebrar y los números rojos abundan por doquier.

Por las crecientes dificultades económicas que atraviesa la institución, no fue posible conseguir refuerzos de peso y, entonces, el técnico Aristizábal ha tenido que bandearse con lo que había disponible. Hasta que llegó a esta situación, que parece de no retorno, en la que está a punto de despedirse por la puerta de atrás y obligado a pensar con mucha antelación en la temporada 2011.
 
La otra cara de la moneda, la feliz, es la que vive por estos días el Patriotas, su rival de turno. El conjunto boyacense acredita 10 fechas invicto, es decir, desde que Carlos Mario Hoyos asumió las riendas en reemplazo de su coterráneo Orlando Restrepo.

La última caída del conjunto boyacense se dio el 17 de abril, cuando Real Santander lo sorprendió en su casa y lo venció por la mínima diferencia. Además, viene de vencer a Barranquilla (3-1) en otra demostración de contundencia ofensiva y solidez defensiva.
 
Sin las figuras estelares de la campaña anterior, cuando el técnico era Eduardo Julián Retat, y con un primer semestre difícil en su primera parte, hoy por hoy Patriotas es el equipo de mejor rendimiento en el torneo de ascenso.

Llegó al tope de la clasificación, luego de perseguir a Itagüí durante varias semanas, y ahora quiere adueñarse del comando en solitario. Para eso, tiene que vencer en Valledupar, una plaza que, más allá del nivel del dueño de casa, es complicada por el terreno de juego y la temperatura.
 
Valledupar está quemando sus últimos cartuchos y todavía no quiere despedirse de las emociones. Patriotas, que llega embalado, no quiere frenar su ritmo y, más bien, le apuesta a pasar de largo.
 

COMENTAR
GUARDAR