Patriotas continúa imparable: venció 3-1 a un Barranquilla que se hunde
Archivo

Patriotas continúa imparable: venció 3-1 a un Barranquilla que se hunde

El conjunto boyacense logró la décima victoria de la campaña, mantuvo el invicto bajo la égida de Carlos Mario Hoyos y, de paso, enterró a su rival, que no reacciona.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
24 de julio 2010 , 06:04 p. m.

Tras un primer tiempo sin goles, en los que los aficionados que asistieron este sábado a las tribunas del estadio La Independencia, de Tunja, se llenaron de preocupación, Patriotas solucionó todo pronto y rápido en la parte complementaria. En apenas 3 minutos, dos goles abrieron el cerrojo costeño y le permitieron al dueño de casa llegar a 36 puntos para igualar, de manera transitoria, la línea del líder Itagüí. Barranquilla, que encajó la séptima derrota de la campaña, se estancó en la casilla 16, cada vez más lejos del grupo de los ocho mejores del Torneo Postobón 2010.

 

La de sonrisa y alegría sigue siendo la expresión más común entre los hinchas de este Patriotas que no saca el pie del acelerador. Desde la llegada de Carlos Mario Hoyos, para reemplazar al también antioqueño Orlando Restrepo, con el que el club cumplió una pálida campaña, acumula siete triunfos y tres empates. Este excelente balance numérico le permitió salir de la zona turbia de la clasificación y convertirse en protagonista de los puestos de vanguardia, peleando de tú a tú con el puntero.

 

Duro también le tocó remar este sábado contra un Barranquilla que no se la puso fácil en los primero 45 minutos. En ese período, el conjunto de casa no tuvo la claridad necesaria para superar la doble línea defensiva implementada  por el cuadro de Álex de Alba, que sigue divorciado de la victoria. Los avances del local eran repetidos, pero lentos y anunciados, de manera que la labor defensiva del visitante se hacía simple. Se jugó lejos de los arcos y el tedio se apoderó de los aficionados en las tribunas.

 

Todo cambió, sin embargo, en un frenético arranque de la segunda parte. Tras el replanteamiento en el intermedio, Patriotas salió con otra actitud, con decisión, y eso lo plasmó rápidamente en el marcador. Apenas 60 segundos después de la reanudación, André Vieira Pinto logró la apertura del marcador. Y antes de que el visitante pudiera reaccionar o se reacomodara en el campo de juego, el experimentado Édgar Ramos, reciente incorporación de los boyacenses, puso el 2-0.

 

En solo 4 minutos, el partido cambió del cielo a la tierra. De la impotencia y el desespero del primer tiempo, Patriotas pasó a la tranquilidad y al manejo y los problemas se los trasladó a su rival. Que, dicho sea de paso, no supo cómo resolverlos.  Porque fue, entonces, cuando las limitaciones de Barranquilla quedaron al descubierto: carece de talento y su ataque es muy débil; no en vano es el equipo que menos goles marcó en la temporada (11 en 20 partidos).

 

El técnico visitante realizó dos cambios en procura del descuento, pero su equipo no cambió el comportamiento en el campo de juego. Por el contrario, quedó expuesto en defensa y eso lo aprovechó el dueño de casa para, a los 22 minutos, aumentar la cuenta. El 3-0 fue obra de Javier Estupiñán, que llegó a 10 goles en la temporada. Fue el puntillazo y allí virtualmente se liquidó el encuentro, pese a que, a 6 minutos del final, a través de un penalti ejecutado por Roberto Hernández, Barranquilla logró el descuento. Sobre el cierre, además, sufrió la expulsión de Dámaso Pichón.

 

Valledupar, en la capital cesarense, es el próximo de Patriotas. Será la próxima semana, en desarrollo de la vigesimoprimera fecha del Torneo Postobón 2010, en la que Barranquilla estará como local frente a Expreso Rojo.

COMENTAR
GUARDAR