Brasil-Holanda: duelo de dos parecidos, que ahora son muy diferentes a su tradición
Archivo

Brasil-Holanda: duelo de dos parecidos, que ahora son muy diferentes a su tradición

De un lado no hay más maravillosa ni asombrosa 'Naranja mecánica' del 'fútbol total' liderada por los holandeses Johan Cruyff y

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
01 de julio 2010 , 10:59 a. m.

De un lado no hay más maravillosa ni asombrosa 'Naranja mecánica' del 'fútbol total' liderada por los holandeses Johan Cruyff y Neeskens que aplastaron a la brasil del 'jogo bonito' de los geniales Rivelino y Jairzinho en 1974.

Del otro no hay genios del gol y el malabarismo 'auriverde' como Romario y Bebeto, quienes lideraron a los brasileños a la victoria en 1994 sobre un equipo que era una oda ofensiva con Dennis Bergkamp y Frank Rijkaard.

Quizá su enfrentamiento, en Puerto Elizabeth, se refleje más al que sostuvieron, por última vez, en Francia-98, cuando los suramericanos ganaros en penaltis tras una igualdad a un gol. Decir hoy Brasil y Holanda es hablar del fútbol que impera hoy, no solo en el Mundial, sino en el planeta. Son dos equipos inspirados en su armazón colectiva defensiva, que piensan primero en que no les hagan un gol en lugar de cómo salir a hacerle el primero al rival. Disciplina, trabajo, orden... En fin: así son las cosas ahora.

¿Y los genios? .

En busca de la magia Holanda confía en Arjen Robben, que por fin fue titular después de su lesión y aportó el primer gol en la pasada victoria Eslovaquia.

Su socio lógico es Wesley Sneijnder, quien se ha visto, de paso, metido en un supuesto rollo de mal ambiente en el grupo, conocerse que estaría enfrentado con Robin Van Persie. "Holanda aún no ha mostrado su mejor cara en el Mundial. Ahora es un equipo diferente al del pasado: es más compacto, más concreto y muy fuertes de la mitad del campo hacia arriba", aseguró el portero brasileño Julio César.

Brasil espera que su trilogía Kaka-Robinho-Luis Fabiano aporte la contundencia ofensiva que, en ráfagas, la ha traído hasta esta fase del torneo.

Sin embargo, Dunga tiene problemas en su cinturón de seguridad del medio campo: Elano sigue sin recuperarse de una dolencia muscular y Felipe Melo está tocado en un tobillo y no podría jugar. El lío se agrandó porque Ramires, uno de los suplentes naturales para esa zona, está descartado por amarillas.

Así las cosas, Dani Alves (fijo) y Josué o Kleberson entrarán en el equipo. ¡Qué angustia: a Brasil le duelen sus volantes de marca y no los de ataque! .

Bent van Marwijk, técnico holandés, afirmo: "Brasil es un enorme reto para nosotros para nosotros supone un enorme reto, pero seguimos concentrados en ganar el Mundial. Tiene un equipo muy maduro y sólido, que transmite una forma positiva de arrogancia, de que es imbatible", ha dicho. Dunga, el DT de Brasil, y Van Marwijk son dos tipos parecidísimos de juego previsible, poco sorprendente, sin arriesgar nada de manera innecesaria, con más músculo y menos cerebro y con prelación defensiva en un respeto supremo por el orden táctico.

Dos equipos de máxima solidez atrás (apenas han recibido dos goles en el Mundial y Holanda los permitió de penalti) y practicidad y contundencia infinita en el ataque se medirán en un 'clásico' de siempre, pero distinto: ya no es el 'jogo bonito' contra el 'fútbol total', sino el pulso de dos poderosos brazos musculosos en una mesa. .

GABRIEL MELUK ENVIADO ESPECIAL DE ELTIEMPO JOHANNESBURGO .

Más información del Mundial de Sudáfrica 2010: www.futbolred.com/mundial .

COMENTAR
GUARDAR