Lánguida despedida de Bogotá y Expreso Rojo: empataron a cero
Apuestas Futbolred
Archivo

Lánguida despedida de Bogotá y Expreso Rojo: empataron a cero

Fue uno de los partidos más malos del primer semestre (si no el peor) en el Torneo Postobón 2010.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
05 de junio 2010 , 02:22 p. m.

A lo largo de los casi 100 minutos de juego (en el segundo período hubo 6 de reposición), ambos equipos justificaron por qué están donde están en la tabla de posiciones.

Además, dejaron la sensación de que en el segundo semestre tendrán que luchar contra la corriente, cuesta arriba, para poder ingresar al grupo de los ocho mejores, los que disputarán los cuadrangulares que definirán a los finalistas de la temporada.

 

Apenas si se presentaron jugadas de peligro en las áreas y menos fueron las jugadas de real peligro sobre los pórticos. Algo más lo intentó Bogotá, mientras que Expreso Rojo, sin sonrojarse, vino a apostarle al cero apelando a todos los recursos necesarios.

El portero Andrés Mosquera, que volvía a la titular del elenco capitalino después de su aventura con la Selección Colombia de Hernán Darío Gómez, fue un espectador más y solo fue exigido, por así decirlo, en un par de ocasiones.

 

Bogotá, que venía levantando su nivel después de un prolongado bache en el que se le refundió el libreto, otra vez volvió a estrellarse de frente contra la impotencia.

Fue un equipo plano, sin variantes ofensivas, sin velocidad por las bandas, sin sorpresa, sin desdoblamiento de los volantes, sin picardía adelante. Por eso, el escalonamiento defensivo de los albirrojos (que jugaron con una camiseta color crema) fue suficiente para destruir todos los avances del local.

Ni siquiera los gritos del técnico Oswaldo Durán, primero desde lo alto de la tribuna y luego al borde del campo de juego, sirvieron para que Bogotá reaccionara. Tampoco que antes de los 25 minutos ingresara a Juan Carlos Guazá en lugar de Juan Solano buscando mayor velocidad.

Ni en el primer tiempo y menos en el segundo Bogotá pudo superar al férreo bloque defensivo planteado por el técnico Luis Herney Melo, que tampoco tuvo la astucia para intentar buscar el triunfo frente a un local que estaba completamente dormido.

 

Porque fue tal el conformismo que Expreso Rojo solo asustó en dos ocasiones, y eso que Bogotá no es un equipo que en este semestre se haya distinguido por su buena defensa. Pero, el visitante estaba tan preocupado por no perder que ni se le ocurrió que podía ganar y se la pasó todo el tiempo encerrado en su campo, cometiendo faltas reiteradas de todas las especies y provocando el desespero de los 'leones'.

Un desespero que ya en tiempo de reposición de manifestó con la expulsión de Óscar Méndez, por una violenta entrada sobre Johnny Mostasilla en la mitad del campo.

 

Con este resultado, Bogotá y Expreso Rojo llegaron a 22 puntos (40,7 por ciento de rendimiento) y le pusieron punto final a un semestre para olvidar. Ahora, durante el receso obligado por el Mundial de Suráfrica, tendrán tiempo suficiente para intentar cambiar la cara y, sobre todo, para corregir de cara a una segunda parte de la campaña que se vislumbra muy complicada.

 

COMENTAR
GUARDAR