Liverpool, en busca de un comprador que reforme su plantilla
Archivo

Liverpool, en busca de un comprador que reforme su plantilla

El club de Anfield, en propiedad ahora de los estadounidenses George Gillet y Tom Hick, fue puesto a la venta con una deuda acumulada de 351 millones de libras (414 millones de euros).

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
27 de mayo 2010 , 05:44 a. m.

"Si el equipo se rehace, y conseguimos una mejor plantilla sin necesidad de vender el club, me da lo mismo. Pero lo que yo tengo entendido es que es necesario vender para conseguir inversiones y que el equipo mejore", dijo el guardameta titular del equipo, el español Pepe Reina.

Las esperanzas manifestadas por algunos de sus jugadores sobre la llegada de una nueva mano inversora a tiempo para renovar la plantilla para la próxima temporada se esfumaron ayer, cuando Gillet y Hicks afirmaron que podría llevar hasta 18 meses encontrar el comprador adecuado.

"No anticipo que vaya a ser necesariamente antes del comienzo de la próxima temporada", dijo Hicks, que espera, sin embargo, poder finalizar la operación para finales de año.

El portero habitual en el once inicial de Rafa Benítez se pronunció en varias ocasiones sobre la urgencia de vender el club si ésta es la única opción para poder mejorar los resultados del Liverpool, después de terminada esta temporada séptimo en la "Premier", sin acceso a la Liga Europa ni a la "Champions".

"Yo lo que quiero es una buena plantilla. Al parecer, para construir una mejor, sí es necesario (vender)", insistió el jugador, cuyo contrato con el Liverpool finaliza en 2016.

Reina explicó además: "me imagino que por el camino que llevamos, si no viene otro inversor, este año va a ser más de lo mismo".

"Mi compromiso con el club es hasta 2016, pero como cada compañero, soy ambicioso, quiero que haya una mejora", dijo al ser preguntado por si esa situación cree que abocaría la salida de algunos jugadores o la suya propia".

Sobre el delantero Fernando Torres, objetivo de numerosas especulaciones que lo vinculan el próximo año a clubes como el Chelsea o el Barcelona, el portero dijo que "lógicamente" espera seguir teniéndolo de compañero en el Liverpool.

Continúas protestas de la afición pusieron de manifiesto una gestión considerada por muchos desacertada por parte de Gillet y Hicks, que compraron el Liverpool hace tres años a David Moores por 202 millones de libras (238 millones de euros).

En su defensa, Hick argumentó que los ingresos por patrocinios aumentaron de 40 millones de libras anuales (47 millones de euros) registrados en el último año de propiedad de Moores hasta los 100 millones de libras (118 millones de euros) que se esperan para el final de este ejercicio.

En contraste, se sitúa la pérdida récord del mes pasado: 55 millones de libras (65 millones de euros).

En estos meses, Hicks trató de vender el Liverpool por 500 millones de libras (591 millones de euros) y, ante la falta de candidatos interesados en esa adquisición, se espera que lo pueda incluso vender por cien menos.

No obstante, en sus recientes insinuaciones indicó que la entidad merece entre 600 y 800 millones de libras (709 y 945 millones de euros, respectivamente).

"Vamos a tomarnos nuestro tiempo, hacerlo de un forma muy meditada e intentar encontrar al administrador adecuado para el Liverpool", dijo ayer Hicks, propietario también del club de béisbol los Rangers de Texas (Estados Unidos) que el lunes se declaró en bancarrota.

"Nunca ha sido mi negocio primordial", confesó previamente Hicks, decidido a dejar los negocios deportivos e invitado esta semana por el ex propietario del Liverpool, David Moores, a dejar junto a George Gillet, el club inglés.

"Les invito a que se aparten, acepten su papel en el actual deceso del club y se retiren con dignidad", indicó Moores, heredero de la familia conocida por el imperio minorista británico Littlewoods, en una carta remitida el martes al diario "The Times".

EFE

COMENTAR
GUARDAR