El líder Itagüí será anfitrión de un Pasto que todavía no despega
Archivo

El líder Itagüí será anfitrión de un Pasto que todavía no despega

Este es el que, para muchos, podría ser el duelo final de la temporada del Torneo Postobón 2010, en procura del ascenso directo.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
26 de mayo 2010 , 05:49 a. m.

Por eso, y a pesar de jugarse en plena semana laboral, el partido entre Itagüí y Pasto ha despertado una gran expectativa en el sur del valle del Aburrá. Allí, en la tarde de este jueves, se medirán el líder y el octavo de la clasificación, que están separados en la tabla por 7 puntos, pero que futbolísticamente han ofrecido realidades opuestas.

Será la primera vez que estos dos equipos se ven las caras en el torneo de ascenso y algunos creen que este partido se repetirá varias veces en lo que resta del año.

 

Itagüí, que contabiliza 29 puntos en 15 partidos (64,4 por ciento de rendimiento), cuenta 3 puntos de ventaja sobre Atlético La Sabana, su más cercano perseguidor.

Los dirigidos por Álvaro de Jesús Gómez contabilizan seis fechas sin derrota y dos triunfos consecutivos en su patio. Las 'águilas doradas', así mismo, tienen la delantera más efectiva del torneo (24 goles) y la defensa más sólida (10 goles, compartido con Patriotas), cifras que avalan su condición de líder.

 

Después de buscar la punta durante largo rato, Itagüí finalmente consiguió el objetivo. Sin embargo, y al contrario de lo que podría pasarle a otro equipo, el elenco antioqueño no se relajó a sabiendas de que ese era el objetivo propuesto en el inicio de la campaña y, también, una exigencia para un grupo que fue armando pensando en grande, es decir, en gritar campeón al final de la temporada.

Por eso, así mismo, el duelo de este jueves es vital para sus aspiraciones, porque frente a todos los rivales, especialmente aquellos que también son candidatos para el ascenso, quiere mostrar su potencial.

 

El Deportivo Pasto, que todavía no convence a sus hinchas, a pesar de la llegada del tolimense Jorge Luis Bernal al banquillo técnico, viene de ganarle con dificultad y por la mínima diferencia al débil Valledupar. Un triunfo que, en todo caso, le bastó para llegar al grupo de los ocho mejores, precisamente como el último de esa lista. Ahora, los nariñenses están mentalizados no solo para mantenerse ahí, sino sobre todo para escalar posiciones y llegar a los puestos de privilegio.

 

Para cumplir ese objetivo, sin embargo, tendrán que saldar su gran deuda: el rendimiento como visitante. En efecto, Pasto es uno de los peores del torneo por fuera de su patio, con un rendimiento de apenas el 14,3 por ciento: ganó una vez (1-0 al Bucaramanga) y cayó en las seis restantes, en siete presentaciones.

Además, padece anemia ofensiva en campos ajenos: marcó solo 2 goles, contra 11 que recibió. Y la de Itagüí no parece ser la plaza en la que Pasto recuperará el terreno cedido.

De los equipos que cambiaron técnico en el último mes, Pasto es el único que todavía no engranó de la manera adecuada, al contrario de lo ocurrido con Patriotas y Bucaramanga. Necesita un golpe anímico importante para recuperar la confianza y empezar a escalar, y qué mejor oportunidad para cumplir ese objetivo que enfrentar al líder.

COMENTAR
GUARDAR