Rionegro tropezó con la misma piedra: no pudo con Dépor (0-0)
Archivo

Rionegro tropezó con la misma piedra: no pudo con Dépor (0-0)

Una vez más, el conjunto antioqueño se dejó enredar en su casa y perdió la posibilidad de acercarse al líder Itagüí.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
22 de mayo 2010 , 03:47 p. m.

Tal y como estaba previsto, al equipo de Wiston Cifuentes le aplicaron una dosis de su propia medicina: al mejor visitante, el que casi siempre les amarga la vida a sus rivales, esta vez le dañaron la fiesta que tenía preparada para celebrar la victoria.

Dépor, que también enfrenta grandes problemas cuando actúa como local, volvió a demostrar que es un peligroso visitante y con un efectivo dispositivo defensivo obtuvo un punto que, en todo caso, no le alcanza para meterse entre los ocho mejores del Torneo Postobón 2010.

Fue el cuarto empate de los antioqueños en su casa en lo que va corrido de la temporada, en ocho presentaciones. Un empate que se antoja justo por lo ocurrido en el terreno de juego en el estadio Alberto Grisales, en el altiplano paisa.

Rionegro no tuvo claridad ni profundidad, tampoco la inteligencia necesaria para descifrar el acertijo que le propuso el técnico visitante Álvaro Zuluaga. Dépor, por su parte, intentó sorprender en el contragolpe, pero no pudo aprovechar las ventajas que le concedió el dueño de casa.

El primer tiempo dejó poco para el recuerdo. Se jugó demasiado lejos de los arcos y los porteros se convirtieron en unos espectadores más. Rionegro, como es obvio, llevó el peso del ataque, pero careció de acierto en la puntada final.

Dépor jugó con rapidez de tres cuartos de cancha hacia adelante, aunque tampoco encontró premio frente a una bien parada zaga albirroja. El partido se disputó en la zona céntrica, con constantes interrupciones y pocas emociones para los aficionados que se encontraban en las tribunas.

La segunda parte no fue distinta. Y no lo fue, principalmente, porque ninguno de los dos equipos, en especial el local, pudo modificar la historia. Al promediar ese período, el técnico Cifuentes intentó aplicar los correctivos del caso, con dos sustituciones: las de Cristian Serna y Luis Alberto Ossa por Jair Mejía y Mauricio Marín, respectivamente. Pero, para su pesar, todo continuó igual.

Así, entonces, ante la impotencia de unos y otros, el tiempo se fue consumiendo y la tranquilidad del visitante le ganó al desespero del local.

El jueves de esta semana, cuando se cumpla la decimasexta jornada de la programación del Torneo Postobón 2010, Rionegro irá a la capital de la República donde lo espera Bogotá. Dépor,  por su parte, esperará la vistita del entonado Patriotas boyacense.

COMENTAR
GUARDAR