Desde el segundo semestre, Centauros jugará en Popayán
Archivo

Desde el segundo semestre, Centauros jugará en Popayán

El equipo que hoy actúa como local en Villavicencio (Meta) pasará a llamarse Universitario de Popayán.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
20 de mayo 2010 , 08:29 p. m.

La negociación entre los máximos accionistas de Centauros, encabezados por el empresario Hernando Ángel, y Ramiro Navia, alcalde de la 'ciudad blanca', concluyó felizmente a mediados de esta semana, luego de varias semanas de reuniones y gestiones.

El último partido de los llaneros en el estadio Manuel Calle Lombana de Villavicencio será el 5 de junio, en cumplimiento de la fecha 18 del Torneo Postobón 2010, cuando recibirá la visita del Atlético Juventud.

Desde finales del año pasado, cuando Deportivo Palmira y el propio Juventud, además de Rionegro, manifestaron su intención de cambiar de sede, Popayán mostró su interés en regresar a la geografía del fútbol del ascenso.

La última vez que la capital del departamento del Cauca tuvo un representante en la B fue en 2003, con el equipo Dimerco, hoy desaparecido, que entonces era dirigido por Nelson Abadía, un técnico ampliamente conocido en este ámbito. 

Palmira finalmente se transformó en el Pacífico FC y se mantuvo en suelo vallecaucano, afincado en Buenaventura, mientras que Juventud abandonó la localidad de Soacha, en el sur de Bogotá, y se trasladó a Girardot.

A pesar de esos reveses, los mandatarios y dirigentes caucanos continuaron a la expectativa y pendiente de cumplir el anhelo de los aficionados de su departamento, que querían tener un equipo en alguna de las categorías del fútbol profesional colombiano.

En la reunión, además de Ángel y Navia, estuvieron presentes Robert López, gerente del equipo; Guillermo Alberto González, gobernador del Cauca, y Manuel Hurtado, presidente de la Liga de Fútbol del Cauca, que precisamente fuera presidente de Dimerco. Navia informó que el equipo lucirá una camiseta con los colores de la bandera del departamento (verde y amarillo) y que jugará como local en el estadio Ciro López, con capacidad para 5 mil aficionados.

Centauros de Villavicencio apareció en el panorama de la Primera B en 2002, temporada en la que se consagró campeón y consiguió el ascenso directo a la primera división, bajo la batuta de Álvaro de Jesús Gómez, hoy entrenador de Itagüí, líder del certamen.

En esa nómina había jugadores como Francisco López, Lincoln Mosquera, Freddy León y David 'Meneíto' Mendoza, entre otros. Luego de una floja campaña, sin embargo, en 2003 volvió a descender y desde entonces no ha podido optar de nuevo por el ascenso.

En el presente torneo, cumplidas 14 fechas, ocupa la casilla 15, con 14 puntos (33,3 por ciento de rendimiento, producto de 3 triunfos, 5 empates y 6 caídas; anotó 13 goles y recibió 16.

El año pasado, en el segundo semestre, luego de dos torneos en blanco, logró clasificar a los cuadrangulares, pero se quedó corto en la intención por llegar a la final. Para la temporada 2010, aunque se le dio respaldo al cuerpo técnico encabezado por Eduardo 'El Abuelo' Cruz, la nómina fue desmantelada y toda la columna vertebral de experiencia (Juan Fernando Caicedo, Aldair Murillo, William Tesillo, entre otros) fueron transferidos.

A raíz de los malos resultados, la afición le retiró sus afectos al equipo y comenzaron los problemas con las autoridades metenses. Según Jesús María Suárez, presidente de Centauros, la decisión de cambiar la sede y la razón social del equipo se dio por la falta de respaldo de los gobiernos local y departamental.

El dirigente informó que, actualmente, al cuerpo técnico y la plantilla de jugadores les adeudan dos meses de salario y los parafiscales.

Además, informaciones publicadas en los medios de comunicación de Villavicencio indican que el acuerdo con las autoridades caucanas le garantizan al equipo 400 millones de pesos por el segundo semestre de 2010 y 800 millones por cada una de las siguientes temporadas (2001 y 2012).

Para formalizar el convenio, sin embargo, aún se deben cumplir varios requisitos legales que tomarán unas semanas. Centauros deberá reformar los estatutos para cambiar la razón social y, especialmente, deberá asumir las deudas contraídas (que están estimadas en 400 millones de pesos), incluida una deuda con la DIAN.

De cualquier forma, es un duro golpe para el departamento del Meta, que cuenta con una gran cantidad de aficionados al fútbol, pero que no hizo nada para retener a Centauros en su suelo.

COMENTAR
GUARDAR