La Sabana quiere aprovecharse de un desesperado Bogotá, en la B
Archivo

La Sabana quiere aprovecharse de un desesperado Bogotá, en la B

La pregunta que se hacen ahora los hinchas del conjunto capitalino es ¿hasta cuándo durará esta crisis de resultados?

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
14 de mayo 2010 , 10:32 a. m.

Por ahí dicen que no hay mal que dure cien años ni cuerpo que la resista y en el caso de Bogotá esa resistencia está al borde del límite (si no es que ya lo sobrepasó), luego de cinco derrotas consecutivas (sin duda, la peor racha de su historia) y una sequía goleadora increíble: anotó solo 2 tantos en los últimos 8 juegos. A cinco jornadas del final del primer capítulo del Torneo Postobón 2010, a los 'leones' no les queda más opción que recuperarse, volver a la senda de los triunfos y borrar con triunfos esta dolorosa página.

No es fácil encontrar palabras o argumentos para explicar esta lamentable situación que vive el equipo de Oswaldo Durán. Tras unas primeras cinco jornadas de plena felicidad, con 12 tantos anotados, apenas una derrota y el liderato en solitario, Bogotá se vino abajo tras la reanudación del certamen luego del obligado receso por la jornada electoral del pasado 14 de marzo. Desde entonces, solo consiguió empatar sin goles con Itagüí y Centauros y cayó con Valledupar (0-2), Academia (3-1), Pacífico (0-1), Pasto (0-1), Juventud (1-2) y Real Santander (0-3).

 

Actualmente, el equipo capitalino ocupa la casilla 14, con solo 14 unidades (35,9 por ciento de rendimiento), a solo 3 puntos del colero (Academia, el otro bogotano) y a 5 del octavo (Unión Magdalena). A pesar de solo haber recibido tres goles en su patio, el estadio Alfonso López Pumarejo de la Universidad Nacional, ya encajó dos derrotas (además, consecutivas). Y, para rematar, con Unión Magdalena, Pasto, Juventud y Academia son los equipos que más perdieron a domicilio: cinco veces cada uno.

 

Hasta aquella victoria del pasado 6 de marzo, por 6-0 sobre Barranquilla, Bogotá y La Sabana estaban en un feroz cabeza a cabeza en procura del liderato. Ahora, mientras los costeños continúan en la parte alta de la tabla (son segundos, con los mismos 25 puntos que el líder Itagüí, que los supera por gol diferencia), los capitalinos ya se sabe dónde están. Mientras en aquella fecha ambos acreditaban 12 puntos, ahora la diferencia es de 11 unidades. ¿Por qué? Mientras La Sabana acredita 7 victorias y solo 2 derrotas, Bogotá acumula 4 triunfos y 7 reveses.

 

Este sábado, sin embargo, es la oportunidad para empezar a cerrar esa amplia brecha y, sobre todo, salir del terrible bache en que, vaya uno a saber por qué, se metió el onceno bogotano. Claro, no se trata solo de exponer una actitud diferente, de salir con mentalidad ganadora, sino también de ofrecer los argumentos futbolísticos de los primeros cinco juegos. Lo preocupante es que a Bogotá se le refundió el libreto y no han encontrado la forma de recuperar la memoria.

 

La Sabana, en cambio, llega a la capital de la República gozando de buena salud. Los dirigidos por Víctor González Scott acaban de vencer 3-2 a Dépor, en un cerrado partido, para salir de un pequeño bache que los hizo perder la ventaja que habían acumulado en la punta y, luego, cederle la posición de privilegio a Itagüí. Al menos, los sucreños superaron el silencio goleador y volvieron a exhibir ese poderío que siempre los ha caracterizado en su casa.

 

La asignatura pendiente es la de exhibir ese mismo potencial cuando juegan a domicilio. Con seis partidos disputados en plazas ajenas, La Sabana es el sexto local del torneo de ascenso, con 6 unidades (38,9 por ciento de rendimiento),  producto de un triunfo, cuatro empates y una derrota. Si bien en Bogotá la altura es un enemigo adicional, la intención es sumar de a 3 para no perderle la pisada a Itagüí o, en el mejor de los casos, aprovechar un traspié de los antioqueños para regresar a lo más alto de la clasificación. Lo cierto es que, más allá de los problemas que enfrenta el dueño de casa, el visitante no se la pondrá fácil y, más bien, procurará sacar provecho del desespero de su rival.

 

COMENTAR
GUARDAR