Con el 1-1 entre Rionegro y Patriotas, el empate les convino a los dos
Archivo

Con el 1-1 entre Rionegro y Patriotas, el empate les convino a los dos

El elenco antioqueño sigue en la tercera casilla del Torneo Postobón 2010, pero ahora a 4 unidades del líder Itagüí. Los boyacenses, por su lado, se confirmaron entre los ocho mejores.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
08 de mayo 2010 , 05:03 p. m.

No hubo vencedores ni vencidos en este, uno de los duelos más atractivos de la jornada del fin de semana en el certamen de ascenso. Los dos equipos tuvieron un buen comportamiento frente a los aficionados que llegaron este sábado a las tribunas del estadio Alberto Grisales, en el oriente antioqueño, pero ninguno de contó con el acierto en la puntada final para adjudicarse la victoria. Fue el tercer empate de los albirrojos en su patio.

 

Un empate que, valga decirlo, costó conseguirlo, porque Patriotas, ahora bajo el mando del paisa Carlos Mario Hoyos, demostró ser un rival complicado que no vino a defenderse, que propuso y que, inclusive, se dio el lujo de abrir el marcador. El partido fue equilibrado desde el pitazo inicial y ambos elencos buscaron el arco rival con decisión, de modo que el espectáculo que se observó fue entretenido. Rionegro, una vez más, sin embargo, dejó claro que le cuesta mucho cuando es el responsable de los hilos ofensivos, pues se siente mejor jugando de contragolpe.

 

Y este sábado le tocó redoblar los esfuerzos luego de que a los 19 minutos el visitante se pusiera en ventaja gracias a la sexta anotación de Javier Estupiñán en el torneo. Un duro golpe que se sintió no solo en el campo de juego, sino también en las tribunas, donde los aficionados comenzaron a revivir pesadillas del pasado reciente. Antes de cumplirse la media hora, el técnico Wiston Cifuentes mando al campo al goleador Juan Camilo Piedrahía en lugar de Camilo Sepúlveda buscando mayor presencia en el área contraria.

 

Ese cambio de actitud se tradujo en un juego más fluido y profundo que dio sus frutos antes de concluir el primer período. En efecto, el propio Piedrahíta fue el encargado de anotar el gol del empate a los 45 minutos, para llegar a su séptimo tanto en el torneo y asumir en solitario el comando de la clasificación de goleadores. Un resultado que a esas alturas del partido hacía justicia por lo realizado por los dos equipos en el campo de juego.

 

En el segundo tiempo, sin embargo, la situación fue diferente. Patriotas tomó recaudos defensivos y, sin renunciar al ataque, fue más precavido a la hora de pasar al campo contrario. Ese nuevo escenario complicó el accionar de Rionegro, que no tiene en su mediocampo un jugador capaz de desequilibrar y, por eso, cuando el rival se le encierra como lo hizo el cuadro boyacense se le hace muy difícil. Entonces, el partido entró en una etapa en la que los esquemas tácticos les ganaron a las individualidades y los caminos hacia los arcos quedaron bloqueados. Al final, el empate les convino a los dos.

En la decimacuarta fecha, el próximo fin de semana, Rionegro estará en Zipaquirá, la casa del Expreso Rojo, mientras que Patriotas regresa a Tunja para recibir al colero Academia y tratar de seguir su buena racha.

COMENTAR
GUARDAR