Inter, que enfrenta a Chievo, espera que Roma caiga ante Cagliari para coronarse campeón
Archivo

Inter, que enfrenta a Chievo, espera que Roma caiga ante Cagliari para coronarse campeón

Un traspiés del equipo capitalino puede darle al cuadro de Mourinho su segundo título de la temporada, el "scudetto" de la Liga italiana.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
06 de mayo 2010 , 05:21 a. m.

La trigésimo séptima y penúltima jornada de la Primera División, que se disputa en su totalidad el próximo domingo, puede ser la definitiva para que el Inter, que también opta a la Liga de Campeones, cante su segunda victoria de la temporada, después de que ayer ganara la Copa Italia con un gol del argentino Diego Milito.

Todo depende de lo que hagan los propios "nerazzurri", pero sobre todo, del resultado que coseche su rival de la final de la Copa Italia de este miércoles, el Roma, que aún cuenta con posibilidades de arrebatarle el título al Inter, pero que, para ello, no puede permitirse ni un traspiés.

A falta de sólo dos partidos, las combinaciones de resultados están claras: el equipo de Mourinho, con 76 puntos, tiene que ganar sí o sí al Chievo y luego esperar que los hombres de Claudio Ranieri, con 74 puntos, empaten o pierdan con el Cagliari. Cualquier otro resultado dejaría todo en suspense hasta la última jornada.

Roma e Inter disputaron un ensayo de lo que puede ser el final de la Liga, un enfrentamiento directo en la final de la Copa Italia que sirvió para medir las fuerzas de ambos equipos y que terminó con los milaneses como vencedores en base a la gran capacidad de definición que tienen sus jugadores.

Tanto uno como otro equipo, que el domingo se enfrentan a rivales de la mitad de la tabla, pudieron haberse llevado la Copa Italia y a eso es a lo que se aferran ahora los hombres de Ranieri para dar la vuelta a la tortilla y ganar el "scudetto", sabedores de que el "gol average" particular en la Liga les favorece.

Roma terminó además el partido de ayer sin bajas, pero con la preocupación y el mal sabor de boca que dejó la expulsión de Francesco Totti, quien propinó una patada al "interista" Mario Balotelli por la que se criticó mucho al capitán del equipo capitalino.

El club romano volverá este domingo al escenario de la final de la Copa Italia, el Estadio Olímpico de Roma, para enfrentarse al Cagliari, un equipo que llega con la salvación asegurada, en la decimocuarta posición de la tabla y sin más aspiraciones para esta campaña.

Un perfil parecido es el que presenta el rival del Inter, un Chievo situado en la duodécima posición que visita al equipo de Mourinho y que, a pesar de no aspirar a nada esta campaña, puede aguarles la fiesta a los "nerazzurri" en su propia casa.

El verdugo del Barcelona en semifinales de Liga de Campeones deberá además saber el alcance de las molestias que llevaron al holandés Wesley Sneijder, uno de los puntales del equipo, a abandonar el terreno de juego en la final de la Copa Italia al minuto de comenzar el partido.

Más allá de estos dos destacados partidos, el Milán llega a la penúltima jornada de la Liga con la necesidad imperiosa de ganar para mantener la distancia de cuatro puntos sobre el Sampdoria y asegurarse así la tercera posición en la tabla.

Los "rossoneri" visitan al Génova del español Alberto Zapater en el que puede ser uno de los últimos partidos del brasileño Leonardo al frente del banquillo del Milán, después de que el técnico haya hecho ya públicas sus diferencias con el propietario del club y primer ministro italiano, Silvio Berlusconi.

Sampdoria, liderado por el ex madridista Antonio Cassano, viaja, por su parte, a Sicilia para enfrentarse al Palermo, en una interesante lucha por la cuarta plaza, pues a ambos equipos les separan sólo dos puntos.

Con la desilusión de saberse fuera de la próxima Liga de Campeones, el Juventus de Turín, el séptimo clasificado, deberá ganar al Parma para, al menos, conseguir una plaza para la próxima Liga Europa.

Completan la trigésimo séptima jornada de la Liga italiana el Livorno-Lazio, el Nápoles-Atalanta, el Udinese-Bari, el Fiorentina-Siena y el Bolonia-Catania.

EFE

COMENTAR
GUARDAR