Con uno menos durante 78 minutos, Itagüí aguantó el 0-0 y sigue de líder
Archivo

Con uno menos durante 78 minutos, Itagüí aguantó el 0-0 y sigue de líder

Con el empate, el conjunto antioqueño se mantuvo como líder del Torneo Postobón 2010, posición que asumió el pasado fin de semana.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
01 de mayo 2010 , 05:18 p. m.

Para el dueño de casa, en cambio, fue el tercer empate en línea, con lo que su sequía de éxitos se extendió una semana más. La última victoria de los dirigidos por Óscar Aristizábal fue el 2-0 sobre Bogotá, el pasado 20 de marzo, es decir, hace poco más de un mes.

Por eso, así mismo, los verdiblancos siguen hundidos en la clasificación, ahora con 12 unidades (rendimiento del 33,3 por ciento), es decir, apenas una más que las acreditadas por Centauros y el colero Academia.

Fue un partido en el que, como ya le había ocurrido en la capital de la República, a Itagüí le tocó resignarse a aguantar desde muy temprano. Aquella vez fue por la expulsión de Heriberto Velandia a los 15 minutos y, ahora, por la de Mauricio Restrepo, a los 12.

Entonces, el visitante se agrupó en su zona, cerró todos los caminos que conducían al arco defendido por el veterano Roberto Mosquera y en ataque le apostó al contragolpe. Y, de nuevo, el resultado fue un empate sin goles.

Claro que Valledupar también sufrió un duro golpe al minuto 25, cuando Jorge Vargas, el motor de su mediocampo, debió ser sustituido por Ángelo Alonso Pareja.

Con la salida del zurdo vallecaucano, el elenco cesarense perdió en la creación y desde entonces le costó mucho llegar al área rival. Para el comienzo de la segunda etapa, el técnico Aristizábal dejó en el camerino al volante Gian Carlos Torres para darle paso a Aldair Patrón, en procura de mayor profundidad.

Poco a poco, logró su cometido, al punto que pasado el cuarto de hora, a los 17 minutos, tuvo todo servido para asegurar la victoria. Fue cuando el árbitro Bráyner Escobar, del Atlántico, señaló el punto penalti.

La ejecución de la falta fue responsabilidad del veterano Hugo Alberto Arrieta, máximo cañonero de la historia del torneo de ascenso, que para su desgracia erró el disparo. Un desacierto que causó desazón en las filas locales y que animó al visitante a buscar el triunfo, con el inmediato ingreso del habilidoso Cléider Alzate por Camilo Campo.

Sobre el final del partido, cuando Valledupar estaba volcado al ataque, la expulsión de Sebastián Arboleda por doble amonestación truncó sus planes.

Así, los últimos minutos se consumieron entre el desespero del local y el oficio del visitante para impedir que el punto que tanto trabajo le había costado sostener se le escapara de las manos.

El resultado no fue del agrado de los aficionados locales, mientras que el visitante se fue feliz, porque dadas las circunstancias del partido el empate valió como un triunfo.

L

a semana próxima, cuando se desarrolle la decimatercera jornada del Torneo Postobón 2010, Itagüí defenderá su condición de líder en la capital de la República, en el duelo entre el primero y el último de la clasificación.

Por su parte, Valledupar estará en Villavicencio, la casa del Centauros, penúltimo de la tabla.

COMENTAR
GUARDAR