Inter de Milán venció 3-1 al Atalanta y es líder provisional en Italia
Archivo

Inter de Milán venció 3-1 al Atalanta y es líder provisional en Italia

El conjunto que dirige José Mourinho sacó adelante un duro encuentro y espera el resultado de Roma que juega el domingo con Sampdoria. Iván Ramiro Córdoba actuó los 90 minutos con Inter.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
24 de abril 2010 , 01:14 p.m.

El Inter solventó el trámite ante el Atalanta (3-1), antepenúltimo en la Liga de Italia, ante el que tuvo que remontar, para situarse como líder de forma provisional, a expensas del choque de mañana del Roma con el Sampdoria, y desvió su mente hacia el partido del miércoles ante el Barcelona, de la Liga de Campeones.

El equipo del portugués Jose Mourinho, que reparte sus ambiciones entre la competición doméstica y el torneo continental, condicionó hoy, en partido adelantado de la trigésima quinta jornada, su puesta en escena en la visita a Barcelona, donde pretende hacer valer el 3-1 que logró en la ida de la semifinal europea.

El preparador luso resguardó al brasileño Maicon, que salió malparado en la boca del partido de ida de la Liga de Campeones. Ni siquiera estuvo en la convocatoria. Dejó en el banquillo al ítalo brasileño Thiago Motta, al zaguero brasileño Lucio y al centrocampista argentino Esteban Cambiasso, al que dio entrada en el descanso para oxigenar al holandés Wesley Sneijder.

El Inter se encontró con el partido cuesta arriba desde el minuto cinco, cuando Simone Tiribocchi adelantó a los visitantes y alimentó las esperanzas de permanencia del Atalanta de Bortolo Mutti.

Sin embargo, en el tramo final de la primera parte, el Inter tiró de contundencia y en diez minutos dio la vuelta a la situación.

Primero, el argentino Diego Milito (m.24), que aprovechó un error de la zaga rival, logró el empate. Después, fue el keniano McDonald Mariga (m.35), contratado en el mercado de invierno, el que puso al Inter por delante en el marcador gracias a un centro del camerunés Samuel Eto'o.

Tras el descanso, y con el resultado de cara, el bloque de Mourinho manejó la situación. Mutti dio entrada al mismo tiempo a los delanteros Fabio Ceravolo por el brasileño Ferreira Pinto y Nicola Amoruso en lugar del chileno Jaime Valdés.

La alternativa no fue una buena solución para el Atalanta, que buscó el equilibrio sin orden mientras el Inter manejaba el partido sostenido por el talento de sus futbolistas y su mayor potencial.

Un disparo del rumano Cristian Chivu desde fuera del área, a trece minutos del final, sentenció el partido y permitió a Mourinho desviar su atención hacia el compromiso ante el Barcelona y la Liga de Campeones, objetivo prioritario del club de Milán.

EFE

COMENTAR
GUARDAR