Barranquilla quiere romper su ayuno ofensivo contra Valledupar, en el Torneo Postobón
Archivo

Barranquilla quiere romper su ayuno ofensivo contra Valledupar, en el Torneo Postobón

Son dos equipos a los que se les olvidó ganar y que, por ende, están anclados en los puestos de retaguardia en el Torneo Postobón 2010.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
16 de abril 2010 , 09:47 a.m.

Barranquilla, de hecho, no celebra un triunfo desde que el 27 de febrero, hace más de mes y medio, le ganó por la mínima diferencia al Dépor caleño. La más reciente victoria de Valledupar, en tanto, fue la que consiguió el 20 de marzo contra Bogotá; desde entonces, sin embargo, el conjunto verdiblanco encajó tres derrotas en serie, las dos últimas en su propio estadio.

El cuadro de casa, para colmo de males, hace cinco partidos no convierte un gol. El último fue el que Eduardo Labarrera anotó el 27 de febrero, antes de que el grupo dirigido por Álex de Alba perdiera el rumbo de las primeras jornadas del certamen. Desde entonces, Barranquilla acredita tres empates y dos derrotas, con 7 goles recibidos. Por eso, así mismo, se desplomó de los puestos de privilegio y llegó a esta incómoda undécima colocación, de la que solo puede salir a punta de triunfos.

Una vez más, el técnico De Alba estará sin Yobani Ricardo, su mejor baluarte ofensivo, que cumplirá la segunda de dos fechas impuestas a raíz de la expulsión que sufrió hace dos semanas en la capital de la República, cuando su equipo igualó sin goles con Academia. Otro problema más para un equipo que no ha conseguido levantarse después del primer tropiezo y que denota la ausencia de jugadores de experiencia que puedan mantener a flote una embarcación que marcha hacia el naufragio.

La de este sábado en el estadio Romelio Martínez, escenario de mil y una batallas deportivas, puede ser la última salida del técnico antioqueño Óscar Aristizábal al frente del Valledupar FC. El termómetro de la presión está en su máxima temperatura luego de tres derrotas en serie, dos de ellas ante su gente. La hinchada vallenata está impaciente, porque el equipo no tiene una idea futbolística definida, porque no hace respetar la casa y porque, para rematar, es uno de los cuatro equipos que aún no sumó a domicilio.

A pesar de que restan muchas fechas para concluir la primera parte de la campaña y sentarse a mirar el Mundial de Suráfrica-2010 con tranquilidad, para Barranquilla y Valledupar este no es un partido más. Es que las malas nuevas se acumulan, pasan las fechas y ninguno de los dos equipos son capaces de revertir la tendencia negativa y, entonces, la situación se hace insostenible. En el caso de los visitantes, además, una nueva caída podría significar caer a último puesto, de acuerdo con el resultado del partido entre Expreso Rojo y Atlético Juventud.

Con solo 4 goles anotados en 9 partidos, Barranquilla se enfrenta a la una de las defensas más malas del certamen con la ilusión de romper el ayuno goleador. Sin punto alguno en tres salidas, Valledupar espera sacar provecho de la fragilidad de su rival cuando actúa como local, condición en la que apenas acumuló la mitad de los puntos disputados (6 de 12). No son rivales que exhiban muchas fortalezas y sí demasiadas flaquezas, así que el resultado de este duelo es insospechado.


 
 

COMENTAR
GUARDAR