Reflexiones de mitad de campaña en el Torneo de Ascenso
Archivo

Reflexiones de mitad de campaña en el Torneo de Ascenso

Si el pasado 6 de febrero se hubiera hecho una 'polla' para establecer los equipos que a estas alturas del Torneo Postobón 2010 estarían marcando la pauta, seguramente nadie la hubiera acertado.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
14 de abril 2010 , 10:45 a.m.

Es que los 'grandes' de la categoría, después de 9 fechas (el 25 por ciento de la fase de clasificación a los cuadrangulares), todavía no dieron la talla, andan enredados en la tónica de la regularidad y los primeros puestos son ocupados por conjuntos a los que, sobre el papel, se les otorgaba poca opción.

 

Si bien Atlético La Sabana realizó una muy buena campaña el segundo semestre del año anterior, cuando llegó a la final de ese torneo (la perdió con Bucaramanga) y dejó en el camino a clubes de prestigio como Itagüí, Rionegro y Bogotá en los cuadrangulares, pocos apostaban porque en este 2010 mejorara la línea de su rendimiento. Sin embargo, y pese a que de la 'escuela vallecaucana' pasó a la 'escuela antioqueña' para reforzarse, el elenco de Víctor González Scott es hoy por hoy el mejor del torneo de ascenso.

 

Seis victorias y una sola derrota en 9 partidos, con un rendimiento del 74,1 por ciento, y 3 puntos de ventaja sobre su más cercano rival son números que hablan a las claras de la buena campaña de los sincelejanos. Acreditan la mejor delantera (16 goles) y también una de las defensas más vencidas, aunque solo por el 'accidente' que sufrieron en Pasto, cuando cayeron 0-5. Es decir, en los restantes 8 partidos solo encajaron 6 anotaciones, un balance muy positivo.

 

La Sabana no tiene grandes figuras, aunque sí jugadores clave como el experimentado arquero Wílliers Valencia, el delantero Henry Fabián Solís, el defensa Hugo Armando Bolaño y el volante Esnáider Salinas. Ellos son la columna vertebrar de un equipo equilibrado, sólido en defensa y contundente en ataque que no se conformó con lo del año anterior y en este 2010 buscar el botín mayor. Ganó los cinco partidos que disputó en el estadio Arturo Sierra Cumplido, con una excelente producción.

 

Más sorpresivo aún es lo de Alianza Petrolera, último de la tabla de posiciones en las más recientes campañas con varios antirrécords. Los 'petroleros' encontraron en el técnico Henry Barón la llave para salir del fondo de la clasificación y convertirse de nuevo en protagonistas, como bien supieron hacerlo hace varios años. Tampoco cuenta con grandes figuras en su nómina, pero es un equipo bien trabajado, que sabe defenderse (ahí está la gran diferencia con los años pasados) y que, a pesar de su regular poder ofensivo, se las ha arreglado para conquistar 5 victorias.

 

Rionegro, Itagüí, Bogotá, Unión Magdalena, Real Santander, Bucaramanga y Patriotas, que sobre el papel eran los indicados para mandar la parada, están en un segundo plano, del tercer al noveno puestos, en ese orden. Algunos reaccionaron a un mal arranque y están más cerca de la punta, pero sin conseguir ser protagonistas de primer orden como sus aficiones lo esperan. Todos han sufrido por la irregularidad de su juego, las frecuentes lesiones y las suspensiones, aunque esas no han sido todas las razones que sirven para explicar su balance.

 

El caso más preocupante es el de Bucaramanga, que con una elevada inversión económica contrató al técnico Miguel Augusto Prince y a una cochada de jugadores de experiencia que, hasta ahora, están en gran deuda no solo con su afición, sino también con el torneo mismo. El elenco 'leopardo' no juega bien, carece de poder ofensivo y se ha mantenido gracias al buen trabajo defensivo (un sello característico del 'Nano') que le ha permitido contar con una de las zagas menos vencidas (7 goles en contra). Apenas es octavo de la clasificación y con la mitad de la programación del semestre cumplida, no da señales de mejoría.

 

Peor aún lo del Deportivo Pasto y Academia, otros dos conjuntos que antes de arrancar la competencia cantaron a los cuatro vientos que iban a ser protagonistas y a pelear por los puestos de privilegio. Hoy, sin embargo, los nariñenses son duodécimos y los capitalinos, decimoterceros. No ha podido despegar el proceso del antioqueño Hernán Darío Herrera en Pasto, pues el equipo no rinde, los refuerzos no dieron la talla y, para colmo, ya algunos jugadores se vieron envueltos en actos de indisciplina. Cinco caídas en 9 partidos reflejan un pobre balance que no tiene atenuantes.

 

Lo de los 'mandarinas', inclusive, ya significó una crisis que le costó el puesto al técnico Jorge Serna, reemplazado por el vallecaucano Bernardo Redín. Ninguno de los dos, sin embargo, ha conseguido poner a funcionar al equipo de la manera esperada. El espaldarazo que los directivos y el cuerpo técnico les dieron a los jugadores de la casa no ha sido correspondido por los deportistas en el campo de juego y de los refuerzos el único que ha dado la talla es el vallenato Álvaro Barros, actual goleador del certamen. Con una estructura envidiable, con pagos al día y todas las comodidades (que algunos de los equipos de la Primera A no tienen), Academia está lejos de donde sus hinchas desean verlo.

 

Es apenas la mitad de la programación del primer semestre y el decorado de la tabla de posiciones puede cambiar de aquí al 6 de junio, día en que se completará la programación prevista. Y dado que no hay 'premio de consolación' a mitad del año como en campañas pasadas, la situación puede hacerse más llevadera para algunos. En todo caso, está demostrado que los puntos que se pierden en esta parte de la campaña son muy difíciles de recuperar (a veces, imposible) cuando el torneo llega a las instancias más importantes. Y mientras unos ahorran, otros dilapidan los recursos...


Carlos Eduardo González Ll.
Especial para FUTBOLRED

COMENTAR
GUARDAR