Dépor sorprendió a Pasto (2-1) de visitante y lo dejó en crisis en la B
Archivo

Dépor sorprendió a Pasto (2-1) de visitante y lo dejó en crisis en la B

El conjunto nariñense perdió el quinto partido de la campaña, el primero en condición de local, y ya no puede ocultar la crisis. Los caleños avanzaron al décimo lugar.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
11 de abril 2010 , 04:08 p.m.

Justo en momentos en que directivos, cuerpo técnico y jugadores estaban cuestionados por la hinchada, que no admite una campaña tan pobre como la que realizó el equipo en esta primera parte de la temporada, se produjo esta derrota que puede traer serias consecuencias.

En la capital del Galeras no se descarta que sea el final del ciclo del antioqueño Hernán Darío Herrera como entrenador del Pasto y también se rumora la salida de algunos de los futbolistas.

Es que Pasto venía en una crisis que ya no pudo ocultar con esta inesperada derrota. Durante la reciente Semana Santa hubo polémica porque el entrenador y los directivos respaldaron a dos jugadores que se vieron envueltos en actos de indisciplina, decisión que provocó malestar en la hinchada.

La marea de críticas, sin embargo, se tranquilizó con la victoria conseguida hace ocho días sobre Expreso Rojo (2-0), pero el ambiente nunca llegó a descomprimirse del todo.

Por eso, en la tarde de este domingo en el estadio La Libertad el que se percibía era un ambiente caldeado, con una fanaticada nerviosa e impaciente, un equipo que una vez más ofreció una pobre imagen futbolística y un rival que supo sacar provecho de esas circunstancias.

De hecho, fue Dépor el que asumió la iniciativa desde el comienzo y a los 9 minutos abrió la cuenta a través de César Andrés Mejía, que de esta manera llegó a su cuarto gol en el certamen.

Un nuevo golpe para el dueño de casa, que no supo asimilarlo. Mientras desde las tribunas arreciaban las críticas, en el campo de juego Pasto se veía descompuesto, desarticulado, sin alma.

Para colmo, en menos de 10 minutos el experimentado René Rosero fue amonestado dos veces por el árbitro risaraldense Pablo Gutiérrez y se fue expulsado, a los 39. A pesar de eso, a punta de ganas, comenzó a llegar a predios de un Dépor bien parado, que se defendía con orden e inteligencia.

Para fortuna del conjunto local, el empate llegó a poco de concluir el primer tiempo, a través de Franco Júnior Alberti, otro que llegó a cuatro tantos en la campaña.

Con un jugador menos, jugando mal y con un rival envalentonado, el segundo tiempo no fue fácil para Deportivo Pasto. Para su fortuna, a los 16 minutos las cargas quedaron equilibradas cuando Jefrey Asprilla, que había sido amonestado casi media hora antes, también recibió la cartulina roja.

Eso generó un nuevo impulso anímico para el local, pero no sirvió para mejorar la producción futbolística. De eso se dio cuenta el visitante y, por eso, se animó en procura de la victoria.

La consiguió gracias al tanto convertido por Yulián Mejía a los 29 minutos. A partir de ahí, Dépor cerró filas en defensa, le apostó a una doble línea de cuatro para conservar la ventaja y jugó al desespero del local.

Pasto lo intentó por todos los medios, aunque no siempre con la estrategia adecuada, de ahí que repetidamente se estrelló contra el muro levantado por los vallecaucanos. Al sonar el pitazo final, el público la emprendió contra directivos, cuerpo técnico y jugadores, exigiendo soluciones a esta crisis.

La semana entrante, cuando se desarrolle la décima jornada del Torneo Postobón 2010, Deportivo Pasto irá a buscar la revancha a Cali, donde el Dépor lo esperará en el estadio Pascual Guerrero.

 
 

COMENTAR
GUARDAR