Con tripleta de Álvaro Barros, Academia venció 3-1 a Bogotá en el clásico de la B
Archivo

Con tripleta de Álvaro Barros, Academia venció 3-1 a Bogotá en el clásico de la B

Guiado de la mano por el goleador del cuadro de Bernardo Redín, que anotó tripleta y es el máximo anotador del certamen, el cuadro 'mandarina' cobró revancha de su clásico rival.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
10 de abril 2010 , 01:00 p.m.

Fue mejor el primer tiempo del cuadro local este sábado en el estadio del Centro Urbano de Recreación (CUR), de Compensar. Sin embargo, definió el partido a su favor en el período complementario, que jugó con un hombre de más. Fue la tercera victoria de Academia en el Torneo Postobón 2010 y también la tercera caída de Bogotá, que sigue frenado en la tabla de posiciones, pues solo cosechó 2 de los últimos 12 puntos que disputó. 

 

En el cambio de actitud estuvo la clave del triunfo del elenco de Bernardo Redín, que venía de capa caída y en gran deuda con su afición. No es que haya jugado un gran partido, pero su comportamiento ofensivo sí mejoró ostensiblemente y, sobre todo, contó con la fortuna de convertir en momentos importantes del partido a través de un Barros que acertó más de lo que desperdició (a diferencia de partidos anteriores). La presencia de Óscar Guerrero en el frente de ataque permitió gozar de más alternativas y esta vez el tímido Juan Camilo Mejía sí tuvo a quién lanzarle sus pelotazos.

 

Y eso que fue Bogotá el que abrió el marcador, a los 15 minutos. Fue una jugada individual de Harry Castillo que contó con la complicidad de una zaga pasiva y lenta; su remate se estrelló contra el vertical derecho y Óscar Méndez recogió el rebote para vencer a Jorge Castro. La respuesta, sin embargo, fue inmediata: a los 17, en un largo pelotazo, Barros cogió mal parada a la defensa visitante y definió cruzado a la salida del arquero Andrés Mosquera.

 

Aunque los dos equipos llegaban de manera repetida a los arcos, el partido no era bueno. Primaba el desorden defensivo, las faltas reiteradas y fuertes en la mitad del campo y las consecuentes interrupciones. Había más vértigo y apuro que inteligencia para jugar y aprovechar los errores del rival. Bogotá quería manejar el balón (ese es su estilo) y tocar con lentitud, mientras que Academia imponía mil revoluciones y atacaba por todos los flancos, a veces desprotegiéndose en defensa.

 

Ambos elencos tuvieron oportunidad de desnivelar la pizarra, pero las actuaciones de Castro y Mosquera lo impidieron. Era un primer tiempo movido, de esos en los que el aficionado en la tribuna no puede distraerse so pena de perderse alguna acción de peligro. Y sobre el final, producto de esa ardentía con que se jugaba y de los nervios que se habían apoderado de los jugadores, Yílmar Angulo dejó a Bogotá con 10 hombres. El árbitro tolimense Edson Montealegre le sacó la segunda amarilla, supuestamente por protestar, y marcó el rumbo del encuentro.

 

Para la segunda parte, el técnico visitante Oswaldo Durán le apostó al empate: excluyó al creativo Carlos Adonay Acevedo, que había tenido un par de oportunidades de gol, e incluyó a Wílmer Guisao, para armar una doble línea de cuatro. Su estrategia, sin embargo, no resultó porque perdió el balón y sus delanteros quedaron completamente aislados. Academia, sin embargo, tardó mucho en aprovechar el jugador de más, pues volvió al trámite lento que lo ha caracterizado en toda la campaña.

 

No fue bueno el segundo período, dado que Bogotá se echó atrás y Academia no encontró el camino para inquietar a Mosquera. El conjunto 'mandarina', además, volvió a demostrar que no sabe sacar provecho de la ventaja numérica y, además, frenó su impulso cuando el desgaste del primer tiempo hizo mella en su estado físico. Pero, en una jugada completamente aislada, en la que la defensa visitante quedó mal parada, Mejía lanzó un cambio de frente que Barros convirtió en el segundo tanto local tras arrumar a una pasiva defensa. Corría el minuto 22.

 

Enseguida, tras los ingresos de Jonathan Mena y Orlando Ballesteros, entre los 23 y 28 minutos, Bogotá tuvo dos muy claras oportunidades para empatar, pero la falta de ritmo de competencia del 'Fantástico' ahogó el grito de gol en las tribunas. Fueron minutos en los que Academia, de verdad, la pasó mal por el empuje de un rival que iba con más ganas que orden e ideas, pero que de nuevo desnudaba los gruesos errores defensivos del dueño de casa. El problema es que no había quien manejara el balón y pusiera la pausa, porque Mejía y Wilson Prado, que había entrado pocos minutos antes, no cumplieron esa tarea con acierto.

 

A medida que transcurrían los minutos, el desespero que el técnico Durán sentía en el banquillo técnico visitante se trasladó al campo y sus dirigidos se fueron desbocados en procura del empate. Así, abrieron la puerta para que Academia liquidara. Barros la tuvo una vez y falló, pero en la segunda, ya con el tiempo cumplido, acertó en doble remate. Un triunfo que se celebró alborozadamente en las huestes 'mandarinas' y una derrota que prende las alarmas entre los 'leones', que siguen en caída libre.

 

El próximo fin de semana, con ocasión de la décima fecha, Academia tendrá una difícil visita a Santa Marta, donde la última vez venció a Unión Magdalena. Bogotá, por su parte, buscará la reivindicación en su casa cuando reciba a Pacífico.

Carlos Eduardo González Ll. 


Especial para FUTBOLRED

COMENTAR
GUARDAR