En la B, la victoria es el elíxir para los males de Bucaramanga y Juventud
Apuestas Futbolred
Archivo

En la B, la victoria es el elíxir para los males de Bucaramanga y Juventud

Luego de vivir una semana tormentosa, con cuatro jugadores sancionados por indisciplina, el local necesita urgentemente una victoria para calmar los ánimos.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
09 de abril 2010 , 03:49 p. m.

Léider Preciado, Ramón Iriarte, Roberto Lincona y Luis Vergara recibieron una dura sanción económica luego de que Néstor Salcedo, vicepresidente del club, los encontrara el domingo anterior en la noche por fuera del sitio de concentración bebiendo unas cervezas. Aunque el técnico Miguel Augusto Prince intentó bajarle el tono a la polémica y restarle importancia a lo sucedido, el incidente se filtró a los medios de comunicación y la tormenta no se hizo esperar.

Un ingrediente que se suma a la incómoda posición que ocupa Bucaramanga en el Torneo Postobón 2010 al cabo de ocho jornadas: el elenco 'leopardo', que cuenta con la mejor nómina del certamen, es apenas décimo, con 10 puntos (41,7 por ciento de rendimiento), con solo dos triunfos. Viene de perder por 0-2 frente a Itagüí, en un partido que, se sabe, se disputó en dos enviones, sábado y domingo, por cuenta del mal clima. Un juego en el que, una vez más, Bucaramanga quedó en deuda futbolística y se mostró sin rumbo dentro de la cancha y con una preocupante anemia ofensiva.

Es que, a estas alturas del torneo, la de Bucaramanga es la segunda delantera menos efectiva, con solo 5 goles anotados (promedio de 0,6 por partido), por encima nada más que de la del Barranquilla (4). Hasta ahora, tras cuatro meses de trabajo, el técnico Prince solo pudo armar el andamiaje defensivo (algo característico en él), pero la producción ofensiva sigue siendo una asignatura pendiente. Las lesiones de los delanteros, el bajo nivel de algunos de ellos y la poca colaboración en creación por parte de los volantes conforman un cuadro clínico para el cual 'El Nano' todavía no encuentra el remedio.

Como local, el conjunto santandereano solo jugó dos partidos, con un triunfo (2-1 a Valledupar) y un empate (2-2 con Dépor). Por eso, la hinchada bumanguesa, que a comienzos del año estaba ilusionada porque se había conformado la que se suponía era una nómina ganadora, capaz de pelear el ascenso directo, hasta ahora ha visto una versión muy gris del equipo de sus amores y, peor aún, en cada fecha comprueban con dolor cómo los de arriba están más distanciados. De ahí que este domingo no haya alternativa diferente a la de la victoria.

No menos urgencia tiene Atlético Juventud, el rival de turno en este juego que forma parte de una jornada de clásicos sin serlo. El elenco dirigido por el argentino Óscar 'El Pájaro' Juárez viene de ganarle a Patriotas por la mínima diferencia para tomar un pequeño respiro en la clasificación y aplacar los vientos de crisis que se le venían encima. Una crisis que, en todo caso, está ahí, al pie de la puerta, esperando la oportunidad para entrar, porque el conjunto cundinamarqués ocupa puestos de retaguardia (es 14, con 9 puntos) y un comportamiento futbolístico que no satisface.

Para Bucaramanga, un triunfo significaría la posibilidad de incluir su nombre en la lista de los ocho primeros de la clasificación, los que en el segundo semestre disputarán los cuadrangulares que otorgarán los cupos para la gran final del año. Otro resultado se traduciría en un nuevo vendaval de críticas. Para Juventud, la misión es sumar al menos un punto, algo que no consiguió en sus tres presentaciones a domicilio anteriores, en las que apenas pudo celebrar un gol.
 

COMENTAR
GUARDAR