Humberto Suazo rompió su maleficio en La Romareda y anotó por primera vez jugando de local
Apuestas Futbolred
Archivo

Humberto Suazo rompió su maleficio en La Romareda y anotó por primera vez jugando de local

El chileno, que llegó a España proveniente del Monterrey, no había podido marcar gol jugando con el Zaragoza en su estadio.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
04 de abril 2010 , 06:43 a. m.

Aunque no desesperaba, el jugador chileno del Real Zaragoza Humberto Andrés Suazo, incorporado en el mercado de invierno, consiguió romper ante el Málaga el maleficio que parecía pesar sobre él en el estadio de La Romerada y anotó su primer gol ante su afición.

Tal fue la alegría del 'Chupete' Suazo por la excelente volea a un balón aéreo que le dejó de cabeza Javier Arizmendi, con quien durante todo el partido mostró un nivel de entendimiento encomiable, que le sirvió para batir al uruguayo Gustavo Adolfo Munúa que hasta olvidó hacer su habitual ceremonia cuando marca un gol, taparse las orejas.

En esta ocasión su hijo se quedó sin ver como su papá no se tapaba los oídos porque no le gusta el ruido, aunque una vez reencontrado con el gol es probable que en la siguiente oportunidad no lo olvide.

Después de cinco partidos consecutivos sin marcar, los dos últimos los logró frente al Getafe en el Coliseum Alfonso Pérez en un momento en el que su país empezaba a tomar conciencia del grave terremoto que sufrió su país, Suazo necesitaba, como cualquier goleador, reencontrarse con el gol y lo hizo para cerrar el partido ante los malagueños. Al igual que en el estadio getafense volvió a mostrar su camiseta interior con el lema "Fuerza Chile" que además le costó una cartulina amarilla.

La alegría no sólo fue para el goleador chileno, si no que también todos sus compañeros y el cuerpo técnico lo celebraron como si ellos hubiesen sido los autores. Gay lo dejó claro al finalizar el partido: "Es nuestro hombre gol y parecía casi una maldición que no hubiese marcado en La Romareda".

Con su gol, el quinto en trece encuentros desde que llegó a la capital aragonesa el pasado 11 de enero, el chileno empata como máximo goleador del equipo aragonés esta temporada con el madrileño Javier Arizmendi.

Además en los cuatro partidos en los que logró marcar, ante Tenerife, Valladolid, Getafe y Málaga, su equipo ganó en tres ocasiones y frente a los vallisoletanos les sirvió para al menos sumar un punto.

Aunque le está costando en la capital aragonesa confirmar su fama goleadora, después de sumar en 154 goles en 222 partidos entre su país y México y del hecho de haber sido el máximo goleador del mundo en 2006 según la Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol (IFFHS), poco a poco le está tomando la medida a la exigente Liga española.

Ahora una de las asignaturas que tiene pendientes es la de confirmarse ante uno de los grandes y el último fin de semana del mes de abril tendrá frente al Real Madrid la ocasión que no pudo cumplir frente al Barcelona.

No obstante alcanzar la media de un gol cada 174 minutos (44 goles en 85 partidos) de su anterior equipo, el Monterrey mejicano, no le será fácil en la competitiva Liga española, a pesar de haber dejado clara su fiabilidad con la selección chilena en las eliminatorias de clasificación para el Mundial de Sudáfrica, que logró al ser segunda por detrás de Brasil, y en las que el delantero fue el máximo artillero con diez tantos anotados, por delante de otros goleadores presentes en España como el sevillista Luis Fabiano (nueve) o el colchonero Diego Forlán (siete).

Para conducir a su país a tierras sudafricanas marcó sus diez goles en dieciocho partidos, en las que rebajó su promedio de su estancia mejicana y lo situó en 162 minutos para cada gol anotado.

Lo que todavía no lograron los responsables zaragocistas es hacerlo más cercano a la afición y desde su llegada, al margen una breve parada, no sin la insistencia previa de éstos al final del partido en Getafe más influenciada por los acontecimientos de su país que por sus ganas de charlar, sigue sin hacer declaraciones.

EFE

COMENTAR
GUARDAR