La de Itagüí es una visita bastante riesgosa para Bogotá, en el torneo de ascenso
Archivo

La de Itagüí es una visita bastante riesgosa para Bogotá, en el torneo de ascenso

En el momento más bajo de su buena campaña y por primera vez sin ostentar la condición de líder del Torneo Postobón 2010, el conjunto capitalino recibe a un rival que siempre lo complica en casa.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
26 de marzo 2010 , 03:05 p.m.

Hasta ahora, en tres partidos disputados, Bogotá acredita una campaña perfecta como local: tres triunfos, 10 goles anotados y ninguno recibido, para un rendimiento del ciento por ciento. Academia (3-0), Bucaramanga (1-0) y Barranquilla (6-0) fueron las víctimas de los dirigidos por Oswaldo Durán, pero ninguno representa un reto tan grande como las 'águilas doradas'. Un rival que sabe ganar en la capital de la República, que viene en alza y que tiene el primer puesto en la mira.

Tras no ceder un punto en las primeras tres fechas, Bogotá perdió el invicto con Alianza Petrolera, en Barrancabermeja, en un partido que aún encierra algo de polémica, por la jugada de penalti que significó el gol del triunfo de los santandereanos. Luego se recuperó frente a los costeños, que ofrecieron una pálida respuesta. Y el anterior fin de semana, en la reanudación del certamen después del receso obligado por la jornada electoral del pasado 14 de marzo, cayó en Valledupar (0-2).

Como le ocurrió en algunos pasajes de la campaña 2009, Bogotá empieza a mostrar dos caras bien diferentes en su rendimiento: sólido y contundente de local, limitado y frágil como visitante. Una dualidad que, de hecho, ya le costó el liderato, pues el puntero del torneo ahora es Atlético La Sabana. No hay demasiada preocupación en las huestes capitalinas, pues se confía en la capacidad del grupo y en la mentalidad que exhiben especialmente cuando actúan en el estadio de la Universidad Nacional. Pero, sí hay algo de molestia por ese cambio de actitud.

Y actitud es la que tendrá que poner en el campo este sábado, desde las 2:30 de la tarde, cuando se midan a Itagüí. Para no ir muy lejos, baste decir que el año pasado, en los dos enfrentamientos que se dieron durante el segundo semestre (en el primero no se vieron las casas), los paisas ganaron el primer partido (2-1, en agosto) y empataron el otro (2-2, en octubre, en cuadrangulares). Es que, se sabe, se trata de un equipo con oficio, que sabe trabajar los partidos en patio ajeno y que tiene poder ofensivo.

Ahora que los dividendos no son los mejores por fuera de su casa, más que nunca Bogotá necesita ganar todo lo que pueda en su estadio mientras corrige los errores y nivela las cargas. Itagüí, que comenzó lento, poco a poco ha ido desarrollando la idea propuesta por el técnico Álvaro de Jesús Gómez y ya está a tiro de as. De hecho, una victoria dejaría al visitante por encima del local y hasta como nuevo líder, si Atlético La Sabana pierde su partido. No es un partido cualquiera y, a pesar de que falta mucho camino por recorrer, es de aquellos que puede traer consecuencias.

COMENTAR
GUARDAR