Dépor-Centauros no es clásico de la B, pero hay que jugarlo como si lo fuera
Archivo

Dépor-Centauros no es clásico de la B, pero hay que jugarlo como si lo fuera

Con la sombra del último puesto sobre sus espaldas, la premisa de estos dos equipos no es otra que la de conquistar una victoria que los aleje de la cola.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
26 de marzo 2010 , 03:05 p.m.

Son dos de los equipos que están en deuda a estas alturas del Torneo Postobón 2010, con solo 4 y 5 puntos, respectivamente. El problema para ellos es que solo ganaron uno de los seis partidos anteriores y que perdieron en repetidas ocasiones. En otras palabras, no hay equilibrio entre ataque y defensa y, por eso, la tabla los castiga con posiciones nada decorosas.

Dépor, bajo la égida de Álvaro Zuluaga, no ha podido torcer la tendencia negativa que fabricó a lo largo de todo el año pasado. Cuenta apenas una victoria, pero ya contabiliza dos derrotas en su patio. Además, la suya es la defensa más castigada del campeonato, con 11 tantos en contra (un promedio de casi 2 por partido) y, por eso mismo, también el que más veces perdió (4). Entonces, el balance no es positivo y las urgencias apremian.

Los problemas que tuvo el DT Zuluaga para definir la nómina durante la pretemporada han provocado que el trabajo que debió hacerse en los días previos a la competencia se realice en desarrollo de ella. Y, claro, las consecuencias no se hacen esperar. Lo más delicado para los vallecaucanos es que nadie los respeta en su campo, porque ya saben que tienen grandes dificultades para anotar y se desesperan cuando están en desventaja. De eso pueden dar fe Bogotá (2-0) y hasta Alianza Petrolera (2-1), que en el Pascual Guerrero cortó una extensa racha de 61 partidos sin ganar a domicilio.

Centauros salió de perdedor el pasado fin de semana, cuando dio buena cuenta de Expreso Rojo en Villavicencio (2-1). Gracias a esa victoria, el elenco de Eduardo 'El Abuelo' Cruz logró salir del último lugar que ostentó durante las primeras fechas de la campaña. Sin embargo, todavía no consigue apagar el bombillo que indica la existencia de una alerta naranja, porque una nueva derrota, combinada con un resultado favorable de Expreso Rojo lo pondría otra vez en el lugar más incómodo de la tabla.

El otro inconveniente es que al conjunto llanero le cuesta mucho sumar de visitante. En tres partidos cumplidos hasta ahora, solo consiguió un punto (11,1 por ciento de rendimiento). Y hay una tendencia estadística que causa preocupación: Centauros arranca bien los partidos, a veces consigue ponerse en ventaja (rendimiento del 72,2 por ciento en los primeros tiempos), pero se cae en el período complementario (5,6 por ciento de rendimiento).

No es un clásico, porque no hay rivalidad regional y tampoco están en los puestos de privilegio. Sin embargo, hay que asumirlo como si lo fuera, porque son rivales directos y porque ambos están necesitados urgentemente de los 3 puntos. Hay que dejar en el camerino la especulación y buscar la victoria sin miedos, porque el costo de una estrategia equivocada puede ser muy alto.


 

COMENTAR
GUARDAR