El cuarto asesinato en un mes provoca nuevo choque entre hinchas argentinos
Archivo

El cuarto asesinato en un mes provoca nuevo choque entre hinchas argentinos

La muerte del ex "jefe" de la "barra brava" del club Newell's Old Boys, ocurrido esta madrugada en la ciudad de Rosario, eleva a cuatro la cantidad de muertos este mes.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
19 de marzo 2010 , 08:22 a.m.

Roberto Camino, de 50 años, murió acribillado a tiros por un grupo de desconocidos que dejaron su cuerpo frente a un hospital rosarino tras una "emboscada", según dijo su abogado, Carlos Varela, quien señaló a la prensa que su cliente le había comentado en los últimos días que era "perseguido", sin precisar por quiénes.

"Pimpi", como le denominaban en el mundillo del fútbol, había sido condenado a tres años de prisión por encabezar hechos violentos en el club, tenía la entrada prohibida al estadio del Newell's y debía presentarse a una sede policial cada vez que el equipo disputaba partidos en ese escenario.

Camino fue el cabecilla del grupo ultra del Newell's durante la presidencia de Eduardo López, quien ocupó el cargo durante catorce años hasta diciembre de 2008, cuando perdió las elecciones a manos de Guillermo Lorente.

La oleada de asesinatos en encontronazos entre ultras ocurridos este mes comenzó el día 4, cuando un policía murió tras un choque a tiros entre hinchas violentos del Estudiantes de La Plata en la estación de ferrocarril de esa ciudad bonaerense.

Una semana después fue asesinado el hijo de un ex miembro de la "barra brava" del club Rosario Central en la puerta de su casa, atacado por un grupo armado que disparó cinco balazos sobre la víctima, identificada por la policía como Juan Bustos, de 34 años.

Los investigadores indicaron que el hecho estuvo relacionado con las disputas entre dos facciones por el poder en el grupo, cuyos miembros planean viajar al Mundial de Sudáfrica 2010.

La lucha por la "jefatura" de la "barra brava" del club de la segunda división Defensa y Justicia terminó en esos días con la vida de Gonzalo Galarza, de 21 años, herido con un cuchillo durante una reyerta ocurrida en la localidad bonaerense de Lomas de Zamora.

Los autores del hecho fueron detenidos y varios de ellos tienen "pesados" antecedentes penales, según portavoces policiales.

Las fuentes indicaron que "las luchas por el poder son feroces y con códigos mafiosos" en estos grupos, debido a que "hay mucho dinero en juego" en negocios "tangenciales" al fútbol, como la mercadotecnia falsa, los aparcamientos en los alrededores de los estadios, la reventa de entradas y la comercialización de drogas.

La prensa argentina coincide en que los ultras cuentan con "fuertes vínculos políticos y amparo por parte de numerosos dirigentes" de los clubes.

EFE

COMENTAR
GUARDAR