En medio de un mal momento deportivo, Boca Juniors y River Plate llegan al clásico
Archivo

En medio de un mal momento deportivo, Boca Juniors y River Plate llegan al clásico

Los 'millonarios' tienen por delante en la clasificación a diez equipos y están a ocho puntos del líder Independiente, mientras que los 'xeneizes' están en los últimos puestos de la tabla.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
18 de marzo 2010 , 08:15 a.m.

Para ambos, la actual competición es sólo la continuidad de flojas campañas el año pasado que les dejaron fuera de la Copa Libertadores 2010, el máximo objetivo de los clubes poderosos del país, frustración en la que no coincidían desde 1992.

La última Libertadores sin la participación de Boca y River fue la disputada hace 18 años, cuando el Sao Paulo brasileño se proclamó campeón al superar en los penaltis al Newell's Old Boys dirigido en aquel entonces por Marcelo Bielsa, actual seleccionador de Chile.

Entre 1993 y 2009 el River Plate participó en todas las ediciones del torneo internacional, mientras que los boquenses lograron cuatro títulos entre 2000 y 2007, y en ese período sólo faltaron a la competición de 2006.

La situación actual vuelve a comprometer la participación de ambos en el torneo continental de 2011 y en el caso del River Plate, que lleva casi dos años de padecimientos, en el Apertura de la segunda mitad de este año tendrá como principal objetivo escapar de la zona de descenso a la que caería por el bajo promedio de puntos sumados en estas temporadas.

Para este encuentro, que se disputará en 'La Bombonera', River llega tras una victoria sobre el Huracán (2-0) que le dio un respiro, pero el Boca Juniors fue pisado por el modesto Tigre, que le derrotó (3-0) de manera inapelable con un "hat trick" de Carlos Luna.

El River que dirige Leonardo Astrada no encontró una línea de juego que asegure la titularidad de varios de sus jugadores y perdió entre ellos al veterano delantero Ariel Ortega, separado del equipo por sus recaídas en su adicción al alcohol.

Tampoco el Boca, que debió poner la dirección del equipo en manos de Abel Alves -antes técnico de los juveniles- tras la dimisión de Alfio Basile, logró corregir el rumbo errático del año pasado.

El nuevo entrenador dejó en el dique seco por bajo rendimiento a históricos como el lateral Hugo Ibarra y el portero Roberto Abbondanzieri, éste último ahora en el Internacional brasileño.

Poco aportaron los sustitutos de estas figuras y para colmo de males Juan Román Riquelme no pudo con la responsabilidad de ser el máximo responsable de la creatividad boquense, lo cual perjudicó al goleador Martín Palermo, que marcó seis goles en las primeras jornadas y hace tres que no marcó.

Antes del comienzo del Clausura se creía que Boca Juniors, River Plate, San Lorenzo, Racing e Independiente, todos fuera de la Libertadores, podían aprovechar la participación en esa competición de otros seis equipos y obtener réditos por su exclusiva dedicación a la Liga local.

Sólo el Independiente, líder solitario, lo logró tras cumplirse la primera mitad de la competición, mientras que Vélez Sarsfield y Banfield, los más recientes campeones argentinos, siguen como candidatos al título a la vez que luchan con posibilidades por el trofeo continental.

Boca Juniors y River Plate lucharán por el honor y para evitar que rueden varias cabezas más temprano que tarde. Pero si bien no parece demasiado atractiva la invitación al partido, se descuenta que el estadio estará repleto de aficionados, como de costumbre.

EFE

COMENTAR
GUARDAR