Murió un aficionado apaleado en febrero en un partido entre PSG y Marsella
Archivo

Murió un aficionado apaleado en febrero en un partido entre PSG y Marsella

"Era algo que temíamos", declaró el ministro francés del Interior, Brice Hortefeux, en una entrevista a la emisora de radio "RTL", en alusión al grave estado en que se encontraba el hombre de 37 años.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
18 de marzo 2010 , 07:21 a.m.

De hecho, el pasado lunes se le había desconectado la respiración artificial porque desde el viernes se consideraba que su estado era de muerte clínica.

El ministro puso el acento en que "desde hace semanas" han tomado "las medidas que hacían falta" para que este tipo de sucesos no se repitan y para que los aficionados puedan ir al fútbol, también en familia, con tranquilidad.

Señaló que se han "multiplicado las detenciones" y se ha prohibido a 662 personas, consideradas violentas, la entrada en los estadios.

En un comunicado, el titular de Interior recordó que, de acuerdo con los directivos del PSG, se han tomado "medidas de seguridad particularmente reforzadas" y, así, el partido que tiene que jugar en Niza contra el equipo local el próximo sábado se celebrará a puerta cerrada y con un dispositivo de orden público en torno al estadio.

"Si hay que ir más lejos, el Gobierno no dudará en hacerlo", subrayó antes de añadir que "si hay que disolver grupos de aficionados, se disolverán".

El muerto pertenecía a una franja extremista del grupo de hinchas del PSG que se concentra en la curva de Boulogne, una de las tribunas del estadio, y según la investigación recibió una paliza de varios miembros de otro grupo del mismo equipo, los de la curva Auteuil, y fue abandonado en estado crítico.

Cinco hombres han sido arrestados en el marco de la investigación policial para esclarecer este enfrentamiento entre grupúsculos radicales de la hinchada del PSG, que se produjo en un clima bastante tenso.

Ante el riesgo de que se produjeran incidentes, los aficionados del Marsella habían renunciado a acudir al partido en la capital francesa.

EFE

COMENTAR
GUARDAR