Barcelona derrotó 3-0 a Valencia y le puso presión al Real Madrid
Archivo

Barcelona derrotó 3-0 a Valencia y le puso presión al Real Madrid

El primer tiempo del conjunto 'catalán' fue para el olvido. Sin embargo, en la segunda mitad apareció Lionel Messi y con un 'Hat-trick' sentenció el juego a favor de su equipo.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
14 de marzo 2010 , 12:17 p.m.

Tres golazos en la segunda mitad de Leo Messi, máximo artillero del campeonato con 22 tantos, dinamitaron las aspiraciones del Valencia en el Camp Nou (3-0) y permitieron al Barcelona mantener el pulso por el liderato con el Real Madrid.

El mejor jugador del mundo volvió a salir al rescate de un equipo que no atraviesa por su mejor momento y al que le cuesta solventar sus partidos, sencillamente porque, de todos sus efectivos, el único que ahora mismo está rindiendo a su nivel es el astro argentino.

Esta tarde volvió a evidenciarse que el Barcelona no anda fino, en la que probablemente fue la peor primera parte en el Camp Nou de la era Pep Guardiola. El sancionado técnico azulgrana, a quien le tocó ver el partido desde el palco por su expulsión en Almería, debió pensar que aquel equipo vestido de azulgrana que estaba en el campo no era su Barcelona, que se lo habían cambiado.

Ni rastro de Xavi e Iniesta en la creación, ausencia de movilidad de los hombres de arriba, constantes imprecisiones en la circulación de balón. Y sólo una jugada elaborada -la que acabó con una asistencia de Messi al espacio y un disparo desviado de Pedro- en cuarenta y cinco minutos de juego.

Un cabezazo de Milito a la salida de un córner y una acción aislada de Messi tras robarle la pelota a Dealbert completaron la escasa aportación ofensiva de los locales en esta primera mitad.

El resto, durante este primer período, lo puso el Valencia, intenso, veloz, ambicioso y atrevido hasta que le flaquearon las fuerzas. Y eso que Villa finalmente se cayó de la convocatoria y Mata empezó en el banquillo.

Unai Emery apostó por el 'Chori' Domínguez como referente arriba, con Silva de enganche y Jordi Alba y Pablo Hernández por las bandas.

Los extremos valencianistas cumplieron a la perfección. Pablo puso en aprietos a Maxwell cada vez que le encaraba y Alba obligó a Alves a fijar su marca, además de gozar de un par de oportunidades para batir a Valdés antes del descanso.

En cambio, la apuesta ofensiva de Guardiola para suplir la baja del sancionado Ibrahimovic hacía aguas por todas partes. Ni Pedro ni Bojan, muy estáticos, desequilibraron por las alas, y Messi, con libertad para irrumpir desde el centro, apareció de forma intermitente.

Con Banega y Albelda trabajando a destajo en el centro del campo -este último tuvo que ser sustituido por problemas en los isquiotibiales antes del descanso-, Barcelona no logró encontrar la manija del juego en la medular.

El Valencia presionó muy arriba y ahogó la salida del conjunto azulgrana, que además no pudo contar con el jefe de la zaga, el capitán Puyol, baja de última hora por unas molestias en la espalda.

Los locales sufrieron para contener las acometidas de los de Emery y además no pudieron imponer, al no ser los dueños del esférico, ni el ritmo ni la pausa necesaria para cambiar el signo del partido. Sin embargo, al Valencia le faltó precisión en la definición en los metros finales y el Barcelona escapó vivo del primer acto.

Todo cambió tras la reanudación. Algo debió decir Guardiola a sus jugadores cuando bajó al vestuario durante el descanso. Quizá que no podían invertir de nuevo la tendencia del líquido que llena los vasos comunicantes de Barcelonaa y Madrid. Que una inesperada derrota en casa, aunque fuera con el Valencia, sacaría de la UCI al eterno rival, en estado comatoso desde que el pasado miércoles cayó eliminado por el Olympique de Lyon en la Liga de Campeones.

En el enésimo intento de redimir a Henry, el técnico azulgrana sacó al punta francés y quitó a Bojan. Titi se convirtió en el '9', con una línea formada por Pedro, Messi e Iniesta guardándole la espalda.

Henry se enchufó al partido y enchufó al Barcelona, que se adueñó del balón, metió un par de marchas más y puso cerco a la portería valencianista. Pero si Thierry Henry fue la causa, Messi fue el efecto. El 'crack' argentino avisó a los cinco minutos y mató a los diez de la segunda, con un eslalon marca de la casa en el que dejó sentados a Banega, Bruno y Dealbert antes de batir por bajo a César.

En pleno desconcierto valencianista, Emery movió ficha y ordenó la entrada de Zigic por un desafortunado Domínguez. El gigante serbio tuvo la ocasión más clara de la segunda mitad nada más al saltar al terreno de juego: un mano a mano con Valdés que el portero azulgrana resolvió con acierto.

Sin embargo, lo de Zigic no fue más que un espejismo. A esas alturas del partido el Valencia, muerto físicamente, se echó tan atrás que hasta le costaba amenazar al contragolpe.

En cambio, el Barcelona siguió llegando con peligro: Xavi, Pedro y sobre todo Messi. Un par de fogonazos casi seguidos de la 'Pulga' en la recta final del partido sentenciaron el choque. Barcelona  mantiene el pulso al Madrid, porque Messi salió de nuevo al rescate.

Ficha técnica: 

Barcelona: Valdés; Alves, Piqué, Milito, Maxwell, Busquets, Xavi, Iniesta (Jeffren, min.86), Messi (Touré Yaya, min.89), Pedro y Bojan (Henry, min.46).

Valencia: César; Miquel, Dealbert, Maduro, Bruno (Baraja, min.77), Albelda (Fernandes, min.44), Banega, Jordi Alba, Silva, Pablo Hernández y Domínguez (Zigic, min.65).

Goles: 1-0, m.56: Messi. 2-0, m.81: Messi. 3-0, m.83: Messi.

Árbitro: César Muñiz (Colegito Asturiano). Mostró tarjeta amarilla a Banega (min.47), Dealbert (min.62), Bruno (min.71), Zigic (min.89 y Piqué (min.89) y expulsó a Maduro por doble amonestación (min.54 y min.69).

Incidencias: Partido de la vigésimo sexta jornada de Liga disputado en el Camp Nou ante 87.601 espectadores.

EFE

COMENTAR
GUARDAR