El fútbol chino brilla en Asia en su peor momento de corrupción
Archivo

El fútbol chino brilla en Asia en su peor momento de corrupción

A pesar de todos los escándalos por compra de partidos, los equipos locales están obteniendo resultados impensados a nivel continental.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
10 de marzo 2010 , 06:34 a.m.

El fútbol chino, que en estos momentos atraviesa un momento de corrupción y desprestigio institucional sin precedentes, está al mismo tiempo obteniendo grandes resultados a nivel continental, una paradoja que no acaba de explicarse la prensa deportiva china.

La apabullante victoria por 9-0 de un club chino en la Liga de Campeones asiática, unida a otra por 3-1 del equipo de Pekín al subcampeón de la liga japonesa (algo muy poco habitual), llevó a los comentaristas deportivos a la conclusión de que aún hay lugar para la esperanza en el demacrado fútbol chino.

A ello se une la victoria, en febrero, de la selección china en la Copa del Este de Asia, que incluyó una sorprendente victoria contra el equipo tradicionalmente más poderoso del continente, Corea del Sur, al que los chinos no derrotaban en 30 años.

"Las increíbles victorias han revivido esperanzas en el fútbol chino, deprimido en los últimos años por la pobre campaña en Olimpiadas, clasificaciones para el Mundial y Campeonatos Asiáticos", destacó la agencia oficial Xinhua.

Aunque la puntilla al fútbol chino, que en los últimos años intentaba desarrollarse mediante fichajes provenientes de Europa y acuerdos de colaboración con equipos como el Real Madrid o el Manchester United, está siendo el escándalo por compraventa de partidos y apuestas ilegales que afecta a la liga china a todos los niveles.

Esta semana se anunciaba, por ejemplo, la detención del más prestigioso árbitro del país, "Silbato de Oro" Lu Jun, por su presunta implicación en la red mafiosa, junto a otros tres colegiados de la liga nacional.

Al mismo tiempo, la prensa estatal daba una lista de los precios habituales de compra en la denostada liga china: comprar los "servicios" de un árbitro costaba unos 15.000 dólares (11.000 euros), y sobornar a todo un equipo para que perdiera, 75.000 dólares (55.000 euros).

Es la punta del iceberg de un escándalo que se saldó ya con la detención de más de 20 altos cargos del fútbol chino, incluyendo vicepresidentes de la Federación, jefes del colectivo arbitral, entrenadores y jugadores.

Paradójicamente, llegan en estos malos momentos institucionales algunos de los mejores resultados del fútbol chino tanto a nivel de clubes como de selecciones.

Una situación que recuerda, salvando las distancias de calidad y los títulos, a la Italia que ganó los Mundiales de 1982 y 2006, precisamente cuando la liga transalpina salía de grandes escándalos de compra de partidos y apuestas ilegales.

EFE

COMENTAR
GUARDAR