El Leverkusen venció 3-1 al Friburgo y recuperó la punta en Alemania
Apuestas Futbolred
Archivo

El Leverkusen venció 3-1 al Friburgo y recuperó la punta en Alemania

Los 'rojos' no cayeron ante la presión que le había puesto el Bayern Munich y volvieron a tomar el liderato de la Bundesliga con una actuación sólida que no dejó dudas.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
31 de enero 2010 , 08:56 a. m.

El Bayer Leverkusen soportó otra vez sin titubear el desafío del Bayern Múnich, que había asumido ayer provisionalmente el liderato con su victoria por 3-0 ante el Maguncia 05, y respondió con una clara victoria en casa al Friburgo por 3-1, lo que le permite recuperar el primer lugar de la clasificación.

En el duelo ante el Friburgo, el Leverkusen volvió a mostrar una vez las virtudes que lo tienen encabezando la clasificación de la Bundesliga.

Un portero seguro -René Adler es, de momento, uno de los mejores de Alemania y hoy lo comprobó con buenas paradas cuando el Friburgo estuvo atacando-, una gran movilidad en el juego de ataque, efectividad en los balones con balón parado y, sobre todo, una gran pegada que muchas veces termina marcando la diferencia.

Hoy, la pegada del Leverkusen fue clave para definir el partido y buena parte de la historia del partido es la historia de cuatro minutos.

Steffan Kiessling abrió el marcador en el minuto 36 con un remate de cabeza, aprovechando un centro desde la derecha lanzado por el suizo Tranquilo Barnetta. Un minuto después, el suizo Eren Derdiyok tras un robo de balón, aprovechando un error garrafal del la defensa del Friburgo y, en el minuto 40, el finlandés Sami Hyypiä marcó el tercero de cabeza dejando el partido más que sentenciado.

Los cuatro minutos en los que el Leverkusen dejó ver toda su pegada -una de las razones por la que ocupa el liderato- sólo en parte reflejaban lo que había sido hasta ese momento el compromiso.

Aunque el Leverkusen con el paso de los minutos había tomado el control, en los primeros minutos había pasado por algunas zozobras y el meta René Adler había sido forzado a realizar tres buenas intervenciones para mantener su valla imbatida.

Sin embargo, cuando llegó el gol el Leverkusen pareció entender instintivamente que a un rival herido había que rematarlo y así lo hizo.

Tras el tercer gol, vino un período de claro dominio del Leverkusen que, sin embargo, cayó en la tentación del jugar más para la tribuna que en busca de un resultado. Un remate de tacón de Derdiyok, totalmente desviado, tras una buena combinación fue tal vez el ejemplo más notable de como el Leverkusen había empezado a celebrarse demasiado a si mismo.

El Leverkusen hacía circular el balón, ensayaba variantes originales en las jugadas a balón parado y el Friburgo parecía dedicado a evitar prudentemente una catástrofe.

Sin embargo, en el minuto 66 lo que vino fue el descuento del Friburgo por intermedio de Felix Bastian con un disparo desde once metros de distancia. Tres minutos después, el Leverkusen había estado al borde del cuarto.

El descuento hizo que el Leverkusen perdiera un poco el ánimo de fiesta. Hubo todavía un susto, en el 68 cuando Adler se complicó al tratar de cortar un centro, pero después el Leverkusen empezó a administrar la ventaja con sobriedad y soberanía.

EFE

COMENTAR
GUARDAR