Real Madrid rompió el maleficio de Riazor y superó 1-3 a La Coruña
Apuestas Futbolred
Archivo

Real Madrid rompió el maleficio de Riazor y superó 1-3 a La Coruña

Con dos goles de Karim Benzema y otro de Esteban Granero, los 'merengues' acabaron con una racha de 18 años sin conseguir triunfos en el estadio del Deportivo. El descuento fue obra de Riki.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
30 de enero 2010 , 01:14 p. m.

El Real Madrid puso fin a la maldición que le perseguía en el estadio de Riazor, donde había conseguido su última victoria en noviembre de 1991, y más de dieciocho años después rescató el triunfo, pese a las ausencias, con dos goles de Benzema y uno de Granero.

Es la primera victoria en La Coruña de jugadores como Raúl, que regresó a la titularidad, Guti o Casillas, quienes siempre habían salido del estadio deportivista con la decepción de un traspié, algo que no podían permitir esta temporada si querían seguir luchando por el título con el Barcelona, que le había metido presión al ganar en Gijón.

El Real Madrid, al que no le temblaron las piernas, llegó al descanso con dos goles de ventaja, pero no pudo evitar cierto sufrimiento en los minutos finales, en los que Riki le dio emoción al encuentro con un tanto de penalti hasta que Benzema sentenció en el tiempo añadido.

Ante la plaga de bajas, el Real Madrid asaltó el fortín de Riazor con un rombo en el centro del campo, con Xabi Alonso por delante de los cuatro defensas, Granero a la derecha, Guti a la izquierda y el brasileño Kaká como vértice por detrás de Raúl y Benzema.

Con ese esquema, los blancos, que partían a ocho puntos del Barcelona, consiguieron tener superioridad en la parcela ancha, donde controlaron los primeros minutos a placer ante un Deportivo que tenía a sus cuatro jugadores más adelantados muy lejos del resto del equipo, lo que favorecía el ataque del equipo de Pellegrini.

El Real Madrid encontró grietas en la contención del Deportivo y afinó la puntería con dos disparos desde la frontal, uno de Xabi Alonso, demasiado centrado, y otro de Benzema, tras un mal despeje de Colotto, que Aranzubia, con una gran intervención, logró despejar.

El Deportivo acusó las bajas, especialmente en la banda izquierda, donde sin el brasileño Filipe ni el mexicano Guardado, Lotina tuvo que reconvertir a Manuel Pablo y a Pablo Alvarez, y quedó a merced de los madrileños.

De nada le sirvió replegar un poco más las líneas a los diez minutos porque tres después Laure se equivocó al despejar hacia atrás de cabeza un centro de Guti que iba a desviar Lopo, y el balón le llegó a Granero, que, libre de marca, remató a placer, también de cabeza, para adelantar al Madrid.

El gol dejó aturdido al Deportivo, pero el equipo de Pellegrini desperdició la oportunidad de abrir más la brecha con dos llegadas de Raúl, que primero no pudo rematar un pase de Benzema y después se encontró con Aranzubia, quien extendió la mano izquierda para sacarse de encima un remate a bocajarro del capitán.

Los coruñeses reaccionaron con timidez, con posesiones más largas, pero se aproximaron a cuentagotas al área de Iker Casillas, que ni siquiera tuvo que intervenir antes del descanso, y la sensación de peligro que dieron fue mínima, aunque Adrián López y Juan Rodríguez les avisaron con un par de llegadas.

Cuando mejor estaba el Deportivo, el Real Madrid aprovechó que el rival estaba en campo contrario tras un saque de esquina forzado por Adrián, para matarle con una contra en superioridad lanzada por Kaká y continuada por Guti, que en el mano a mano con Aranzubia prefirió ser solidario y ceder de tacón para que marcara Benzema.

El Real Madrid, que llevaba nueve años sin ponerse por delante en el marcador en Riazor, se retiró al vestuario convencido de que podía poner fin a la pesadilla que le había tocado vivir ante el Deportivo desde 1992.

El equipo gallego, muy estirado, no dio mejores sensaciones en la reanudación y a los dos minutos estuvo a punto de permitir que el Real Madrid le sentenciara con una llegada por la banda derecha de Kaká, pero Aranzubia lo evitó al despejar el disparo del brasileño al palo corto.

Lotina movió ficha desde el banquillo con la entrada del canterano Iván Pérez en lugar de Valerón, colocó a Juan Rodríguez en el enganche y el Deportivo mejoró, tuvo más dinamismo y más ambición.

El centrocampista malagueño, con un disparo lejano, probó por primera vez a Casillas a los 59 minutos de partido, pero el portero del conjunto blanco, que sólo había ganado en La Coruña con la selección española, atajó el balón sin apuros.

Relajado por la ventaja que tenía, el Real Madrid bajó la intensidad en el último tramo del partido, en el que Raúl fue despedido con un sonoro abucheo por parte de la afición de Riazor antes de que Riki pusiera emoción al encuentro al transformar un dudoso penalti que le había hecho Sergio Ramos.

La sombra del maleficio de Riazor no intimidó al equipo blanco, que superó la presión ambiental y la del Deportivo, y sentenció el choque con un gol de Benzemá en el tiempo añadido.

Ficha técnica: 

Deportivo:
Aranzubia; Laure, Colotto, Lopo, Manuel Pablo; Juca (Bodipo; min.86), Antonio Tomás; Juan Rodríguez, Valerón (Iván Pérez; min.55), Pablo Alvarez (Riki; min.75); y Adrián.

Real Madrid: Casillas; Sergio Ramos, Arbeloa, Albiol, Marcelo; Xabi Alonso; Granero, Kaká, Guti; Raúl (Drenthe; min.79) y Benzema.

Goles: 0-1; min.13, Granero. 0-2; min.40, Benzema. 1-2; min.87, Riki, de penalti. 1-3; min.91, Benzema.

Arbitro: Ayza Gámez (Colegio valenciano). Mostró amarilla a Juca (min.64), Manuel Pablo (min.82) y Juan Rodríguez (min.93), por parte del Deportivo.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la vigésima jornada disputado en el estadio de Riazor, que completó aforo (34.600 espectadores). Los dos equipos salieron al terreno de juego con camisetas de ánimo al brasileño Filipe Luis, lesionado de gravedad en el encuentro del pasado fin de semana ante el Athletic de Bilbao.

Finalizó un racha con equipo muy 'español'

Dieciocho años y dos meses después, el Real Madrid se reencontró esta noche con el triunfo liguero en su visita al Deportivo Coruña (1-3), rompiendo un maleficio de Riazor con ocho jugadores nacidos en España en su once inicial, algo que no se veía en el club madrileño desde hacía mucho tiempo.

El meta Iker Casillas, los defensas Álvaro Arbeloa, Raúl Albiol y Sergio Ramos, los centrocampistas Xabi Alonso, José María Gutiérrez Hernández "Guti" y Esteban Granero, y el delantero y capitán Raúl González, dieron a once madridista un toque netamente español.

De ellos, además, cinco han militado en la cantera madridista: Casillas, Arbeloa, Guti, Granero y Raúl.

Ver ocho jugadores españoles de inicio en los partidos oficiales del Real Madrid es algo que no se producía desde hacía mucho tiempo.

De hecho, hay que remontarse al 4 de febrero de 2007, en partido de la vigésima primera jornada liguera, jugado en casa ante el Levante (0-1), para ver algo similar.

Entonces, los nacionales fueron Casillas, Michel Salgado, Sergio Ramos, Helguera, Miguel Torres, Guti, Raúl y Reyes. Y el Real Madrid perdió, con el italiano Fabio Capello como entrenador.

Después, a lo máximo que ha llegado es a contar con siete esa misma campaña o con seis, en las siguientes.

En la actual campaña 2009-10, el Real Madrid había jugado con seis nacionales de inicio en seis jornadas: segunda (ante el Espanyol), quinta (Tenerife), sexta (Sevilla), séptima (Real Valladolid), decimotercera (Almería) y decimonovena (Málaga).

Curiosamente, con excepción de la derrota en terreno sevillano (2-1), todos los demás encuentros se saldaron con triunfo madridista.

Ahora, con ocho jugadores que pueden optar a ser convocados por el seleccionador español Vicente del Bosque, el Real Madrid ha roto el maleficio que tenía en Riazor desde el 2 de noviembre de 1991, cuando llegó el hasta hoy último triunfo liguero madridista en sus visitas al Deportivo.

En aquella ocasión, el Real Madrid derrotó al Deportivo, por 3-0, con goles de Fernando Hierro (m.58), Michel (m.79) y Emilio Butragueño (m.90).

Un partido donde el Real Madrid jugó de inicio con nueve jugadores españoles: el meta Buyo, los defensas Chendo, Sanchís y Villarroya, los centrocampistas Michel, Fernando Hierro y Luis Milla, y los delanteros Luis Enrique y Butragueño. Completaban el once titular el brasileño Ricardo Rocha y el rumano Gheorghe Hagi.

En esa campaña 1991-92, el Real Madrid contaba con cuatro extranjeros en su plantilla: Rocha, Hagi, Robert Prosinecki (CRO), Hugo Sánchez (MEX).

Desde ese encuentro, las diecisiete siguientes visitas ligueras madridistas a Riazor se habían saldado con doce triunfos deportivistas (entre ellos los últimos seis enfrentamientos) y cinco empates.

Junto con romper el maleficio de Riazor, también el partido de esta noche ha visto volver a la titularidad al capitán Raúl González, que regresaba al once inicial en liga tras tres meses y seis días de ausencia.

La precedente titularidad liguera de Raúl databa del 24 de octubre de 2009, cuando los madridistas visitaron al Sporting de Gijón (0-0), en El Molinón, de la octava jornada. Desde entonces, once jornadas consecutivas de inicio en el banquillo.

Eso sí, en partido oficial, Raúl fue titular en partido de la Liga de Campeones de Europa, ante el Zurich, el 25 de noviembre (1-0).

Lo que no ha llegado en Riazor es la rotura de la sequía goleadora de Raúl, que no marca en liga desde el 17 de octubre de 2009, cuando anotó dos tantos al Real Valladolid, en partido de la séptima jornada, jugado en el Santiago Bernabéu (4-2). EFE.

lm |K:DEP:DEPORTES,FUTBOL| |Q:DEP:es:15054000:Deporte:Fútbol| 01/30/22-50/10

COMENTAR
GUARDAR