El fútbol le cambió la vida a Dorlan Pabón y ahora puede ir al exterior
Archivo

El fútbol le cambió la vida a Dorlan Pabón y ahora puede ir al exterior

El jugador podría pasar al Racing de Avellaneda por US 1.500.000. Además, le contó a Futbolred lo difícil que fue su niñez. Ahora vive los 'gloriosos' gracias a la pelota. Una historia de vida.

20 de enero 2010 , 12:40 p.m.

No cabe duda que el fútbol es una forma de vivir y una razón para sonreír. Y sino que lo diga Dorlan Pabón que cuando era niño, pasó las verdes y las maduras soportando los rigores de la situación económica de su familia y de la ausencia de su padre que murió antes de que él naciera el 24 de enero de 1988.

Su hogar, desprovisto de la figura paterna, empezó a desplomarse. Dorlan y sus cinco hermanos vivieron momentos difíciles. "A mí me ha tocado muy duro desde niño. Yo vivía con mi mamá y ella tomaba mucho (licor) y eso no era futuro para mí. Me fui a vivir con una tía. Ella me sacó adelante. Ahora vivo agradecido con ella, con su esposo y con su hija porque me recibieron", contó.

En ese desarraigo, creció Pabón. Por eso, tal vez para abstraerse de su realidad,  salía de su casa en el Barrio Campo Valdés en Medellín, apenas el día abría sus ojos hasta que la oscuridad se apoderaba del cielo. "Me mantenía jugando descalzo, sin camisa... Desde pequeño cogía un balón y me iba para la cancha desde las diez de la mañana y llegaba a las siete de la noche a la casa."

Pero en la escena apareció la pelota. Aquella encargada de propiciar las mayores alegrías pero también las más crudas decepciones. A Dorlan le tocó vivir solo la primera parte porque en su existencia no cabían más tristezas. Claro que todo llegó de a poco.

El fallecido Gustavo Upegui, dueño del Envigado, lo vinculó al equipo 'naranja' luego de que Pabón se destacara en el desaparecido Bajo Cauca de segunda división. Y allí renació. Fue como volver a nacer porque en el rectángulo de juego, los problemas de la casa y de la familia desaparecían.

"Todo lo que tengo ahora me lo dio Envigado y el fútbol," apuntó la joven promesa, siempre con una sonrisa dibujada en su rostro. Su humildad es la garantía de su sinceridad. Por eso es el 'mimado' de los veteranos de Envigado. "Pelusa (Orrego)  me quiere mucho. Desde que llegué a Envigado me cogió un cariño inmenso. Ya todo el mundo dice que yo soy el 'hijo bobo de él'. Neider (Morantes) y (Juan Fernando) Leal también me quieren mucho".

Debutó con la camisa 'Naranja' en el Apertura 2008, luego de ser figura en el ascenso de 2007. Sus golazos de media distancia, su velocidad y desborde, lo hicieron merecedor del llamado a la Selección. Se estrenó en el juego ante Chile e ingresó en los minutos finales del partido ante Uruguay. Una vez más la pelota, mostró su poder milagrero porque la vida de Dorlan dio un giro completo.

De deambular por las calles de Medellín detrás de un balón, pasó a ser reconocido y solicitado. "Hay que ser humilde y si uno consigue cualquier peso no se puede creer más que nadie porque todos somos iguales", afirma sin rodeos.

El año pasado, debido a su alto nivel, estuvo muy cerca de pasar al Le Mans francés. Después sonó para reforzar un equipo de media tabla en Portugal y en diciembre su nombre se vinculó como seguro refuerzo de Nacional. Pero el futuro de Dorlan estaba en el balompié argentino.

Un grupo de empresarios, el cual lidera  Fernando Hidalgo -el mismo que representa a la 'Bruja' Verón- está cerca de comprar el 80 por ciento de los derechos económicos de Pabón y lo ubicaría en el Racing Club de Avellaneda. Solo falta que los empresarios acrediten las garantías bancarias para que el negocio quede listo.

"Estamos a la espera de unos avales (bancarios). Esos avales son para nosotros fundamentales porque son tres pagos (uno a la llegada de la transferencia internacional, otra en junio y la cuota final en diciembre) y no queremos correr riesgos", explicó el vicepresidente 'naranja' Alejandro Hernández.

Pabón cumplirá su sueño y su vida, que parece cuento de hadas, tendrá final feliz. "Todos están muy contentos en la casa. Están esperando ya la respuesta definitiva para estar viajando esta semana. Voy a ir a otro país a demostrar lo que estoy haciendo y espero que me sigan saliendo las cosas en lo personal. Gracias a Dios se me están dando las cosas por un futuro para mi familia, para mí y para la institución", añadió.

Este es el fútbol, dinámica de lo impensado que aborda la lógica de la no lógica. Una vez más la pelota volvió a mostrar que es la más sólida de las democracias y que a veces, es milagrera. Dorlan puede dar fe...

Juan Diego Ortiz Jiménez
Especial para FUTBOLRED

 

COMENTAR
GUARDAR