El uruguayo Daniel Gamarra fue el jugador más amonestado en la Primera B
Apuestas Futbolred
Archivo

El uruguayo Daniel Gamarra fue el jugador más amonestado en la Primera B

Si bien lo suyo es la creación, o al menos así se le conoció en su problemático paso por Independiente Santa Fe, su dosis de sacrificio lo llevó inesperadamente a este deshonroso honor.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
01 de enero 2010 , 09:48 a. m.

Con 20 tarjetas amarillas en 2009, de ellas 10 en cada semestre, el uruguayo superó con creces a jugadores de corte defensivo y a los reconocidos 'patas bravas'. Nacido en Montevideo el 9 de diciembre de 1975, Gamarra llegó al fútbol colombiano en 2005, contratado por Santa Fe. Venía de militar en el Cienciano de Cuzco (Perú), con el que había ganado la Copa Suramericana un año antes. Su paso por el cuadro 'cardenal', se sabe, fue traumático debido a dos graves lesiones de rodilla que estuvieron a punto de sacarlo del fútbol.

 

Recuperado físicamente, en Santa Fe ya no tuvo más oportunidades y, entonces, recaló en el Real Cartagena, cuyos colores lució en las campañas 2007 y 2008. Este año, sin embargo, fue uno de los refuerzos más sonados del Patriotas, un equipo que se armó para ascender, pero que a la hora de la verdad protagonizó el más grande fracaso del torneo de ascenso. Sin poder desplegar su fútbol creativo, Gamarra brilló con luz propia por su sacrificio. Pero, a la vez, se convirtió en un referente para los árbitros, que le mostraron más tarjetas amarillas que a ningún otro participante del torneo de ascenso.

 

El segundo lugar de la estadística lo ocupó John Freddy Zea, un escurridizo lateral derecho de Itagüí. El morocho, oriundo de Apartadó (Antioquia), fue uno de los jugadores destacados este año en la Copa Premier. Más por su aporte al ataque que por su seguridad en la marca, el técnico Carlos Mario Hoyos le brindó la oportunidad y él no la desaprovechó. Mostró cualidades futbolísticas (gran técnica, velocidad, picardía, desborde, remate de media distancia y tiro libre) y también se distinguió en la lista de los más amonestados.

 

A pesar de contar con experiencia en Envigado, Bello y Pereira, su fogosidad e ímpetus en muchas ocasiones le costaron las sanciones disciplinarias. Zea es de esos jugadores que a veces, como dicen los técnicos, se pasan de revoluciones, van a la marca con demasiado entusiasmo y cometen duras faltas más por imprudencia e inocencia que por mala intención. Este talentoso lateral completó 17 amonestaciones, es decir, 3 menos que las acreditadas por Gamarra.

 

El tercer renglón le correspondió a John Freddy Hurtado, de Expreso Rojo. Este morocho nacido en Quibdó (Chocó), al que sus compañeros conocen como 'Makelele', sumó 16 cartulinas amarillas. Volante de marca o zaguero central, cuenta con experiencia en Real Sincelejo, Dépor, Barranquilla y Bajo Cauca, todos equipos de la Segunda División. Dado que lo suyo es trabar, frenar, destruir los circuitos creativos del contendor, no extraña que haya sido apercibido tantas ocasiones.

 

Con 15 amarillas, en la cuarta casilla, figuraron Carlos Giraldo, de Real Santander, y Leonardo Quintero, del Dépor. Volantes cabeza de área, igual que Hurtado, siempre estaban parados en esa zona del campo en la que hay gran tránsito y en la que, por ende, se producen más faltas. Y ellos, en repetidas ocasiones, fueron los protagonistas de las interrupciones y las víctimas del castigo. Más allá de eso, ambos exhibieron mucho sacrificio y se convirtieron en pilares de sus equipos.

 

Con 14 tarjetas en el año, les siguen Yesid Mena, de Itagüí; César Vásquez, de Patriotas; Juan Carlos Palacio, de Palmira, y Yílmar Angulo, de Bogotá. Y tras ellos, con 13, figuraron Diego Peralta, de Bucaramanga; Jorge Rojas, de Juventud; Sergio Luna, de Real Santander; Yamith Cuesta, de Expreso Rojo; Orlando Fuentes, de Unión Magdalena, y John Jairo Montaño, de Cortuluá.

 

En total, en los 378 partidos disputados en la temporada, 379 jugadores recibieron 2.543 amonestaciones. De ellas, 1.184 fueron para miembros de equipos locales y las restantes 1.359, de visitantes. En el primer semestre hubo 1.262 amonestados (587 locales y 675 visitantes) y otros 1.272 en el segundo (591 locales y 681 visitantes). A ellos se sumaron los 9 de la gran final (6 y 3, respectivamente).

 

El equipo con más jugadores amonestados a lo largo de 2009 en el torneo de ascenso fue Expreso Rojo, que contabilizó 182 cartones amarillos (89 en los partidos como local y 93 como visitante). Le siguió Palmira, con 170 (84 y 86) y el tercer lugar le correspondió a Rionegro, con 165 (86 y 79). La menor cantidad de amarillas fueron para Barranquilla, que acumuló 101 (50 y 51).


 

COMENTAR
GUARDAR