Un magistral Burdeos se alza con el "título" de campeón de otoño en Francia
Archivo

Un magistral Burdeos se alza con el "título" de campeón de otoño en Francia

El tándem formado por Yoann Gourcuff y por David Bellion sentó las bases de la victoria por 4-1 del Girondins de Burdeos contra el Lorient, un partido magistral para alzarse con un simbólico título.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
20 de diciembre 2009 , 06:59 a.m.

Podrían ser incluso ocho los puntos de diferencia entre en Burdeos, líder y vigente campeón, y el Marsella, segundo clasificado, que cuenta con un partido menos que los bordoleses.

Por su parte el Lyon, rival del Real Madrid en los octavos de final de la Liga de Campeones y apabullante dominador de la liga francesa en las siete primeras temporadas del siglo, se comerá el turrón desde una discreta quinta posición, a once puntos del líder, aunque con un partido menos.

El doblete de Bellion, el gol del argentino Cavenaghi -que volvió a marcar diez meses después de su última diana y además dio un pase de gol- y el tanto y las dos asistencias de Gourcuff son, además de una contundente forma de presentar seria candidatura a renovar el título, un mensaje para el Olympiacos griego, rival en Champions.

Y el artífice de parte del éxito del Burdeos, que ayer cuajó una actuación soberbia frente al club que le hizo debutar en 2000, es un centrocampista que luce el número 8 en la espalda y que, a pesar de que sólo tiene 23 años, está viviendo una segunda juventud.

Recomprado al AC Milan tras jugar cedido en Burdeos la temporada pasada, el internacional francés está demostrando valer los 15 millones de euros que su club ha pagado por él.

Más allá del dinero, Gourcuff está además reavivando la llama de los sueños de los que pensaban que el jugador de Plomeur sería capaz de llevar la batuta huérfana de los Bleus, desde la retirada de Zinedine Zidane.

No en vano, sus gestos técnicos le han valido el apelativo de "Petit Zizou" entre los fieles de una selección nacional que busca llenar el inconmensurable hueco que dejó la leyenda del fútbol galo al abandonar los terrenos de juego.

Con el título de mejor jugador de la pasada temporada en la mochila y con la satisfacción de haber entrado en la lista de los 30 nominados al último balón de oro, Gorcouff se está sacando -con nota- la espina que se le clavó al no triunfar en Italia, donde se esperaba consolidara las esperanzas que había levantado en Francia.

Parece que el siguiente paso de su progresión es ganarse la entera confianza del seleccionador francés, Raymond Domenech, para elevar sus registros con la elástica gala, con la que sólo ha marcado un gol.

EFE

COMENTAR
GUARDAR