Lo bueno, lo malo y lo feo del partido entre Atlético Huila y el Medellín
Archivo

Lo bueno, lo malo y lo feo del partido entre Atlético Huila y el Medellín

Pequeños detalles que se presentaron en el partido de ida de la gran final del torneo Finalización del fútbol profesional colombiano.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
16 de diciembre 2009 , 04:27 p.m.

Lo bueno: Sin duda que la actuación del arquero paraguayo Aldo Bobadilla determinó el resultado final del compromiso jugado en Neiva. El guardameta de los visitantes sacó una alta calificación y salvó en varias oportunidades balones que llevaban destino de gol.

Lo malo: El terreno de juego. El césped estaba alto y muy afectado en varios sectores, principalmente en las áreas de definición. Fue muy difícil para los protagonistas mantener el útil por lo bajo y en muchos pasajes del partido, los pelotazos y los centros eran intentos de solución para el traslado.

Lo curioso: El descanso tras el primer tiempo duró 22 minutos, cuando el reglamento lo estipula en 15. La alta temperatura y la humedad obligó hasta al cuarteto arbitral a un extenso descanso e hidratación, por lo que los árbitros encabezados por Hernando Buitrago salieron luego del tiempo esperado al campo de juego.

Lo de admirar: El buen comportamiento de los hinchas en las tribunas. Los seguidores de los opitas y de los paisas se limitaron a alentar a sus equipos. El respeto de la afición huilense es una de las características que enaltece al equipo que dirige 'Teacher' Berrío.

Lo polémico:
En una de las primeras jugadas del segundo y tras un centro de costado de Belalcázar, volante del Huila, el defensor Juan David Valencia, del Medellín, cabeceó el balón con debilidad y el útil pegó en el brazo. Buitrago no pitó y al final en el camerino del cuadro opita se escucharon algunas voces de inconformismo por ese hecho.

Lo estadístico: El goleador. Jackson Martínez marcó su tanto número 17 del torneo (51 en su carrera), confirmándose como el botín de oro del campeonato, igualando la marca histórica de Léider Preciado en los torneos cortos. Martínez no había jugado bien, pero como el goleador estuvo en el momento y lugar exactos.

COMENTAR
GUARDAR