El colombiano Víctor Hugo Montaño es el motor ofensivo del Montpellier
Archivo

El colombiano Víctor Hugo Montaño es el motor ofensivo del Montpellier

"Para mi es un honor ser el máximo goleador de un equipo que está haciendo algo grande en la liga francesa", afirma a Efe el jugador nacido hace 25 años en Cali.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
15 de diciembre 2009 , 04:33 p.m.

Montaño es el estilete del juego del Montpellier, un fútbol ofensivo y eficaz diseñado por el seleccionador francés de las categorías inferiores René Girard.

Con su aspecto algo desgarbado y potente, el veloz delantero ha sumado ya cinco dianas en un campeonato en el que los contrarios están más acostumbrados a trabajar para dejar su portería a cero que a buscar la meta contraria.

"Es una liga muy física, muy fuerte, con pocos espacios, es difícil anotar", confirma el delantero colombiano.

Pero Montaño se apoya en sus armas para romper las zagas. "No soy un '9' nato, me gusta trazar diagonales, correr, ir al desmarque, no rechazar el contacto", agregó el atacante que se confiesa admirador de Faustino Asprilla.

El colombiano ha encontrado en la costa mediterránea francesa su segundo hogar.

"He logrado adaptarme. No ha sido fácil porque al principio llegué a un país muy diferente del mío, con un idioma nuevo, la comida,... todo era diferente", señala.

"Ahora en Montpellier me siento como en Cali. Cada mañana me levanto feliz por poder entrenarme con este grupo que tiene tanta calidad humana e individual", afirma.

Formado en el Millonarios de Bogotá, Montano dio el salto a Europa para instalarse en Francia. Su primer club fue el Istres, desde donde pasó al Montpellier, un equipo que acababa de descender a segunda división.

La pelea entre los modestos franceses fue su escuela. "El equipo es básicamente el mismo y sabemos que hay que pelear cada balón, no damos nada por perdido. El que nos quiera ganar tendrá que correr más que nosotros", indica.

La preparación física es uno de los secretos del equipo, según Montano. "Pero también la técnica. Hemos demostrado que tenemos nivel para estar entre los mejores", asegura.

Girard ha apostado por un juego ofensivo para su estancia en la primera división. "No somos los únicos que jugamos al ataque, pero en Francia tampoco hay tantos equipos que lo hacen", dice Montano.

Un 4-3-3 y una vocación por ir al área rival hacen del Montpellier uno de los mejores ataques del campeonato. "Nuestro fútbol se construye a partir del balón, sabemos lo que queremos hacer, ya lo hacíamos en segunda división. No renunciamos al contragolpe y, nuestra principal arma es la eficacia goleadora", asegura.

"Nosotros no hacemos bulla, vamos avanzando sin hacer ruido", indica.

Pero ese sigilo se les ha venido abajo con su segundo puesto, que ha colocado en su espalda un cártel de equipo revelación que no va a facilitarles las cosas.

Montaño vive feliz en Montpellier, pero no renuncia a progresar en su carrera profesional.

Devora el fútbol español y no le importaría saltar los Pirineos para instalarse en "la mejor liga del mundo".

"Creo que si sigo progresando así, algún día puede ser bueno para el Montpellier que me venda a otro club. No me canso de progresar y me encantaría conocer otras culturas futbolísticas", añade.

EFE

COMENTAR
GUARDAR