Numeritos: los mejores datos estadísticos del segundo semestre en el torneo de la B
Archivo

Numeritos: los mejores datos estadísticos del segundo semestre en el torneo de la B

El 1-0, que se registró en 34 de los 190 partidos disputados (el 17,89 por ciento), fue el marcador más repetido en la Copa Premier II. Hubo 15 combinaciones de resultados diferentes.

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
09 de diciembre 2009 , 06:32 a.m.

La mínima diferencia se registró al menos una vez en 20 de las 28 jornadas, pero no se dio en la final del semestre ni en la gran final de la temporada. La del fin de semana del 7 y 8 de agosto fue la fecha que más veces se presentó, 4 en total.

Fue en los partidos Real Santander 1-Barranquilla 0, Patriotas 1-Bucaramanga 0, Academia 0-Rionegro 1 y Valledupar 1-Unión Magdalena 0. En la fase de clasificación, solo dos veces no se dio, en la tercera (18 y 19 de julio) y undécima fechas (29 y 39 de agosto).

Como hecho curioso, en los cuadrangulares, el 1-0 solo se dio en la primera, tercera y quinta jornadas, mientras que ninguno de los partidos de la segunda, cuarta y sexta fechas registró este marcador.

Una de las razones por las cuales no fue mayor la cantidad de partidos que concluyeron 1-0 es que mantener el cero en el arco propio es muy difícil en un torneo como el de la Primera B: hay buenos delanteros y el trabajo defensivo es el principal problema de los equipos.

Por eso mismo, no debe extrañar que el aburrido 0-0, que para algunos es la muestra del antifútbol y para otros, la máxima expresión de la táctica bien desarrollada, esté apenas en el quinto escalón entre los marcadores más repetidos en la Copa Premier.

Se presentó en solo 16 encuentros (8,42 por ciento) y estuvo ausente en 15 de las 28 jornadas. La fecha con más duelos sin anotaciones fue la decimacuarta, del 19 y 20 de septiembre, con 3: Dépor-Barranquilla, Real Santander-Bogotá y Unión Magdalena-Centauros.

Con 30 partidos liquidados por ese marcador (15,79 por ciento), el 2-1 fue el segundo más repetido. Le siguió el 1-1, que fue el empate que más veces se presentó en el torneo, en 23 oportunidades (12,11 por ciento), incluida el juego final que le otorgó el título de la temporada y el ascenso directo a Cortuluá (frente a Bucaramanga).

Con 22 (11,58 por ciento), el cuarto puesto de la estadística fue para el 2-0, mientras que el 0-0 y el 3-1 quedaron en el quinto escalón.

Las goleadas más frecuentes se dieron por pizarra de 3-0, en 14 ocasiones, incluido el primer partido de la gran final de la temporada. El 4-0 se presentó 6 veces y, como hecho curioso, dos partidos de una misma fecha terminaron por ese marcador: los juegos Bogotá-Rionegro y La Sabana-Itagüí, en la cuarta jornada de los cuadrangulares.

El 4-1, por su parte, se dio en cinco ocasiones. Fueron Bucaramanga a Juventud (primera fecha), Academia a Juventud (segunda), Patriotas a Real Santander (décima), La Sabana a Cortuluá (decimacuarta) y La Sabana a Alianza Petrolera (decimasexta).

El 5-0, un marcador que mucho les gusta a los aficionados colombianos, ocurrió tres veces: Unión Magdalena a Rionegro (quinta fecha), Unión Magdalena a Juventud (novena) y Bogotá a Valledupar (decimaséptima). Hubo un 5-1, de Barranquilla a Real Santander (séptima fecha) y un 6-2 (Centauros a Alianza Petrolera (primera), que quedó como el marcador más abultado del torneo de ascenso en el segundo semestre.

En los 190 partidos celebrados, se anotaron 484 goles, para un promedio de 2,55 por juego. En los primeros tiempos se marcaron 197 y en los segundos, 287. Los locales cantaron 312 y los visitantes, 172. La jornada con más cantidad de anotaciones fue la sexta (primero y 2 de agosto), con 32 (3,56 de promedio). Fueron 15 en los primeros tiempos y 17 en los segundos; 24 de locales y 8 de visitantes.

De la fase de clasificación, la jornada menos prolífica en goles fue la decimatercera (12 y 13 de septiembre), con 17 (1,89 de promedio).

Solo hubo dos fechas en las que los equipos visitantes se fueron en blanco, es decir, sin cantar goles. Fueron la cuarta de los cuadrangulares y la primera de la gran final de la temporada.

Mientras, la decimaséptima (3 y 4 de octubre) fueron las más productivas para los equipos que jugaron en casa ajena: cantaron 13 goles.

De los 190 partidos disputados, 103 concluyeron con victorias del local, 50 en empate y los restantes 37 con triunfo visitante. La jornada más productiva para los dueños de casa fue la sexta, con 7 celebraciones. Esa vez, los únicos locales que se dejaron arrebatar puntos fueron Real Santander (0-1 con Bucaramanga) y Dépor (2-3 con Cortuluá); no hubo empates. Mientras, la decimaséptima (3 y 4 de octubre) fue la que más éxitos visitantes registró: 4. Fueron Alianza Petrolera 0-Cortuluá 2; Centauros 1-La Sabana 2; Unión Magdalena 2-Academia 3 y Palmira 0-Expreso Rojo 1.

El mejor local del torneo fue Atlético Bucaramanga, que en los 14 partidos que disputó en el estadio Alfonso López no perdió; ganó 9 y empató 5, con 34 goles anotados y 13 recibidos, para un rendimiento del 76,2 por ciento.

El mejor rendimiento, sin embargo, fue el del Atlético La Sabana, sorpresivo finalista: 79,5 por ciento en 13 encuentros, con 9 triunfos y 4 paridades, con 29 tantos a favor y 10 en contra. El peor, obviamente, fue Alianza Petrolera, que ganó uno y perdió los ocho restantes (11,1 por ciento de rendimiento), con solo 4 goles cantados y 19 sufridos.

Juventud Soacha, que fue el octavo mejor local de la Copa Premier II, con 21 puntos en 9 partidos (77, 8 por ciento de rendimiento), dejó un dato llamativo: fue el único equipo del torneo de ascenso que se mantuvo invicto en su estadio en 2009. Jugó 18 partidos, con 11 triunfos y 7 empates. A pesar de eso, no pudo clasificar a los cuadrangulares a lo largo de la temporada.

El mejor visitante fue, de nuevo, Atlético Bucaramanga: ganó 4, empató 4 y perdió 5 (16 puntos), con 15 goles anotados y 18 recibidos, para un rendimiento del 41,0 por ciento. El segundo lugar de la estadística lo compartieron Bogotá e Itagúí, con 14 unidades (38,9 por ciento de rendimiento).

Acumularon 3 éxitos, con 5 igualdades y 4 derrotas. Al final, la casilla se decantó a favor de los capitalinos, por mejor gol diferencia: -1 (14-15) contra -5 (14-19).

El peor, increíblemente, no fue Alianza Petrolera. Ese 'honor' le correspondió a Palmira, que perdió los 9 partidos que disputó por fuera de su casa. Apenas convirtió 3 goles y encajó 21, para un rendimiento nulo (cero por ciento).

Los 'petroleros', cabe recordarlo, salieron del sótano de esta estadística gracias al empate sin goles frente a Centauros, en la décima jornada.

Carlos González Ll.
Especial para FUTBOLRED 
 
 
 

COMENTAR
GUARDAR