Pereira cuenta con la ventaja, pero ahora las prioridades se invierten
Archivo

Pereira cuenta con la ventaja, pero ahora las prioridades se invierten

Como al enfermo terminal, al Atlético Bucaramanga las opciones de regresar a la Primera A en 2009 se le han ido agotando una tras otra y el pronóstico del paciente es "grave y reservado".

  • Enviar
  • Guardar
  • Comentar
04 de diciembre 2009 , 09:44 a.m.

Más allá del aliento de los aficionados santandereanos que colmaron la mitad del estadio Alfonso López en la noche del pasado miércoles, el equipo dirigido por Jesús 'Kiko' Barrios una vez más no dio la talla y defraudó con un resultado adverso.

Es cierto que el grupo de jugadores i9ntentó por todos los medios, se esforzó y sacrificó, pero como había ocurrido contra Cortuluá en la final de la Copa Premier II el rival fue superior.

La gente no había terminado de acomodarse en las tribunas cuando, en la primera avance serio, Pereira se ponía al frente en el marcador. Un error defensivo, uno más, permitió el avance de Fernando Uribe y el remate de Francisco Córdoba estrenó el marcador; apenas iban 4 minutos de juego.

De ahí en adelante, y prácticamente por el resto del encuentro (hasta los últimos 10 minutos), Bucaramanga fue una sombra del mejor equipo de la B (según la tabla de Reclasificación) y se pareció demasiado al del primer tiempo del encuentro de ida de la final contra Cortuluá.

El marcador a favor del elenco de Óscar Héctor Quintabani pudo ser más generoso, pero las atajadas del portero Mario Muñoz, que empezó nervioso y terminó convertido en la figura del cuadro local, lo impidieron. En el segundo período, cuando se esperaba una furiosa reacción de los 'leopardos', el que volvió a golpear fue el conjunto de visita.

Esta vez, en una pelota quieta (tiro de esquina) en  la que Uribe gozó de increíbles libertades para, en medio de todos los zagueros auriverdes, levantarse a cabecear sin que alguno pudiera siquiera incomodarlo.

El 2-0 a favor del Pereira prácticamente liquidó la serie, en concepto de algunos. Y le permitió al técnico 'matecaña' refrescar su nómina, dándoles descanso a sus hombres más importantes (los de ataque). Y con Carlos Preciado y el uruguayo Mario Jiménez en la ofensiva pudo aumentar la cuenta, pero el individualismo y la falta de puntería atentaron contra ese objetivo.

En al menos tres rápidos contragolpes, Pereira le perdonó la vida a Bucaramanga.

Entonces, el cuadro santandereano resurgió de sus cenizas. Sacando provecho de un elevado nivel de relajación de los 'matecañas', con Jámerson Rentería acortó las distancias.

No fue suficiente para salvar el empate, mucho menos para obtener la victoria, pero sí para dejar la serie abierta (al menos en el aspecto matemático) a la espera del partido de vuelta. Porque, y eso es algo que no se puede pasar por alto, ahora las prioridades se invierten.

En efecto, ahora, luego de varias semanas de trajín intenso, que sin duda redundaron en un bajón tanto individual como colectivo, Atlético Bucaramanga tiene dos semanas de receso, como mínimo.

Eso, pensando en que la vuelta de la Promoción se dispute el jueves 17 (si Pereira es eliminado en los cuadrangulares). Entonces, 'Kiko' Barrios podrá hacer trabajos de recuperación tanto física como sicológica y los jugadores tendrán tiempo para pensar en algo diferente a las derrotas con Cortuluá y Pereira.

Y, sobre todo, llegar a esos 90 definitivos minutos con las pilas recargadas.

En cambio, ahora la maratón de partidos es para los de Quintabani. Este domingo reciben la visita del Atlético Junior, en un juego que seguramente definirá su suerte en los cuadrangulares.

El próximo miércoles se medirán al Real Cartagena y, por último, el fin de semana del 12 y 13 de diciembre, cerrarán en el Atanasio Girardot contra Medellín.

Un lógico desgaste físico y mental que puede hacer mella, especialmente porque tras el segundo encuentro contra Bucaramanga ya no habrá una nueva oportunidad para permanecer en la máxima categoría del fútbol profesional colombiano.

Y habrá que cuidarse, para evitar lesiones o eventuales sanciones que inhabiliten jugadores y que puedan trastocar los planes.

Al respecto, tras una consulta elevada a la Dimayor, quedó claro que en el caso del Deportivo Pereira el partido de vuelta de la Promoción se tendrá en cuenta a la hora de pagar las sanciones que sean impuestas a sus jugadores en lo que resta de los cuadrangulares de la Copa Mustang. "Se trata del mismo torneo", fue la explicación ofrecida.

Es cierto que Pereira lució mejor, que viene cumpliendo una buena campaña en la Copa Mustang y que Bucaramanga no solo está contra la pared, sino doblemente golpeado. Pero, y esa es una premisa de este irregular fútbol colombiano, nadie puede cantar victoria por anticipado.

COMENTAR
GUARDAR